5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

La presente conferencia fue pronunciada por mí el 28 de diciembre de 1918 en la sala principal de la Filarmonía de Berlín ante un auditorio de lo más heterogéneo y singularmente numeroso. Fue organizada por un círculo de estudios cívicos y económicos, dedicado con empeño a desarrollar una campaña de instrucción sobre el cometido y las posibilidades de la república instaurada en Alemania en sus todavía primeros y efervescentes días.

Comunismo Socialismo

1. Origen y transformaciones del concepto de socialismo:

Todo el mundo habla y escribe hoy de socialismo. Todos tienen más o menos una idea de lo que pueda ser el socialismo. Pero, si preguntamos a diversas personas qué es lo que entienden por socialismo, obtendremos respuestas de lo más dispares. Y no sólo de gente sencilla del pueblo, sino de personas instruidas y eruditas, y hasta incluso de especialistas en la materia. También en los manuales se nos dan casi sin excepción respuestas discrepantes entre sí.
 
Aprovechando una vez la ocasión de que tenía que hablar sobre el socialismo ante socialistas, hice que varios oyentes escribieran antes brevemente en una hoja de papel qué pensaban que era el socialismo, y de los cinco a quienes pregunté obtuve cinco contestaciones distintas. Lógicamente, las diferencias no eran absolutas. Entre ellas no existía ninguna antítesis radical.
 
La disparidad se debía únicamente a que cada uno de ellos había considerado el asunto desde diversos puntos de vista, desde distintos ángulos --el uno pensaba que éste era el aspecto más esencial, el otro creía que era aquél el más importante o de mayor alcance-o Por medio de tales respuestas sólo se obtienen imágenes incompletas de lo que es el socialismo. Puede que un cierto aspecto parcial quede más o menos exactamente caracterizado, pero nunca se llega a abarcar comprehensivamente el objeto en sí.


Unos entienden el socialismo como un estado imaginado, otros como un movimiento, como un desarrollo; unos como una política, esto es, como un sistema político, otros como una teoría o un saber. Algunos asocian el concepto de socialismo con el de comunismo e interpretan el socialismo como una forma atenuada de comunismo, como un estadio previo al mismo; éste sería, por así decido, la consumación de aquél, el estado perfecto de existencia comunitaria.
 
¿A qué hay que atenerse, pues, en vista de tan heterogéneas interpretaciones? Para poder hacerse cargo de una manera concreta de estas diferencias, basta con recurrir al ejemplo que nos ofrecen dos conocidas obras lexicográficas en sus respectivas exposiciones del socialismo. En la enciclopedia Meyer se explica el socialismo en sentido amplio como «compendio de todos los intentos por eliminar las diferencias de clase dominantes en la sociedad»; en el sentido moderno y más estricto, como el «sistema económico» --donde antes decía «intentos» dice ahora «sistema»- que pretende someter la vida económica a una reglamentación colectiva y planificada mediante la sustitución de la propiedad privada por la comunitaria».
 
En el Manual de las ciencias sociales, por el contrario, se define el socialismo como un «estado de la sociedad en que, de manera predominante, la actividad económica se realiza con los recursos de la totalidad sobre la base de la propiedad colectiva».
 
Aquí se habla de un estado, allí de un sistema y, además, de intentos. O sea, tres maneras distintas de interpretar la cosa. Otra vez: ¿a qué hay que atenerse, pues?
 
Si echamos una rápida ojeada a la -historia del socialismo, descubriremos que la palabra misma, el concepto de socialismo, es algo relativamente nuevo. Pues, en realidad, en la historia de la humanidad son ochenta o noventa años bien poca edad. La palabra «socialismo» aparece por primera vez a mitad de los años treinta del siglo XIX. Unos dicen que en Inglaterra, en la escuela del ilustre reformador social Robert Owen; para otros fue en Francia, en el círculo del gran filósofo social Saint-Simon.

Tanto Robert Owen y su escuela como Saint-Simon y la suya fueron, en cuanto a reformadores sociales, de ideas más o menos radicales. Pero no eran comunistas, sino más bien adversarios del comunismo, y fueron, sobre todo, enemigos de la lucha de clases. Eran moralistas y defensores de la armonía, es decir, fundamentaron sus doctrinas y, también, sus propuestas y reivindicaciones prácticas sobre principios éticos.

 Apenas entrado en la literatura el término socialismo, que gramaticalmente procede de societas, se puso rápidamente de moda y fue utilizado en todas sus posibles conexiones, en todas sus acepciones imaginables. Louis Reybaud, el primer historiador de importancia del socialismo, titula su obra, aparecida a finales de los años treinta del siglo pasado, Étude sur les reformateurs ou socialistes modernes (Estudio sobre los reformadores o socialistas modernos), y ofrece en ella una relación de sistemas socialistas, cuyo número aumentó posteriormente todavía más. En Francia, y de modo muy especial en los años treinta y cuarenta del siglo XIX, abundan los intentos, a menudo muy interesantes, de idear nuevas formas de socialismo. La brevedad que nos impone esta conferencia no nos permite entrar con detalle en estos y otros trabajos de escritores ingleses y de otras partes.
 
En el Manifiesto comunista, redactado por Karl Marx y Friedrich Engels en el invierno de 1847-48, ya se critica toda una serie de degeneraciones del socialismo: socialismo feudal, socialismo conservador, socialismo burgués, socialismo pequeñoburgués, socialismo utópico; en el Manifiesto se examinan crítica mente las formas más dispares de socialismo. Como se puede apreciar, el concepto de socialismo ya había sido objeto por entonces de las más heterogéneas y antitéticas aplicaciones.
 
En 1848, el año de la Revolución, irrumpe el concepto de socialismo en la política y pasa o ornar el nombre de algunos partidos políticos. En Francia se denominan socialistas los partidarios apasionados de la república radical -démocrats socialistes-, y posteriormente crea en Alemania el poeta demócrata Gottfried Kinkel, del que seguro que la mayoría sólo conoce hoy el nombre, la denominación «socialdemócrata». Es la primera vez que aparece esta palabra.
 
En 1850 surge en Inglaterra una escuela de reformadores que se autodenominan socialcristianos, la escuela de Frederic Denison Maurice y del poeta Kingsley, dos hombres que se sacrificaron mucho y actuaron de manera absolutamente desinteresada en favor n(' de una clase determinada, sino del socialismo, y '1.ue estaban convencidos de que podían fundamentarse en el cristianismo.
 
Luego, en 1863, aparece en Alemania Ferdinand Lassalle. Se pone en marcha un nuevo movimiento obrero, que empieza luchando por el sufragio democrático y por la creación de cooperativas de producción financiadas por el Estado. Lassalle aborda en uno de sus discursos el tema del socialismo y declara que, si se quiere llamar socialismo a lo que él y sus seguidores quieren, pues bien, son socialistas. Y de verdad que era socialista. Tras la muerte de Lassalle, el nuevo movimiento saca una publicación con el título de Der Sozialdemokrat, y a partir de ese momento adopta el nombre de movimiento socialdemócrata.
 
Nueve años más tarde, en 1872, surge en Eisenach una agrupación de representantes de la economía política conocidos bajo el nombre de «socialistas especulativos» (Kathedersozialisten). Estos socialistas de cátedra se mantienen apartados la mayoría de las veces de la lucha política. Hacia mediados de los años setenta aparece la denominación de social conservador, y algo más tarde hay algunos reformadores sociales católicos y agitadores protestantes de orientación política conservadora que empiezan a llamarse socialcristianos. Por otro lado, un ala más radical de socialistas protestantes se da en la última década del siglo XIX el nombre de social nacional.
 
Como se ve, la palabra socialismo, en sus distintas acepciones, tiene ya una larga historia.
 
Seria alejarnos mucho del tema si me pusiera ahora a exponer cómo han aplicado el socialismo y el pensamiento social los diversos partidos o escuelas por mí nombrados. Lo mejor será que lo dejemos para los especialistas y nos ocupemos exclusivamente del socialismo tal como lo encarna hoy en Alemania ese gran partido cuyos miembros se denominan o simplemente socialistas o socialdemócratas.
 
La socialdemocracia alemana venera a los dos grandes luchadores y pensadores Karl Marx y Friedrich Engels como reconocidos maestros y expositores de las aspiraciones y de la doctrina del socialismo. Uno de ellos, Friedrich Engels, escribió en 1876-1877 un trabaja polémico contra Eugen Duhring, que defendía en la Universidad de Berlín una forma peculiar suya de socialismo y había sido atacado duramente por Marx. Este trabajo, del que más tarde se publicaron algunos capítulos en un opúsculo propagandístico, que todavía hoy no se puede menos de recomendar con todo encarecimiento, lleva por título Die Entuichlung des Sozialismus von der utopie zur wissenschaft (Del socialismo utópico al socialismo científico), y ofrece en la introducción la siguiente definición del socialismo:
 
Por razón de su contenido, el socialismo moderno es, en principio, el resultado de una forma de interpretación, por un lado, de los antagonismos de clase existentes en la sociedad entre poseedores y desposeídos, entre capitalistas y asalariados; por otro, de ]a anarquía reinante en el ámbito de la producción. Atendiendo a su estructuración teórica, sin embargo, aparece inicialmente como un avanzado y, supuestamente, más consecuente desarrollo de las tesis planteadas por los grandes ilustrados franceses del siglo XVIIl.

 
¿Qué es lo que salta a la vista en esta definición?
 
Quien la examine con detenimiento dirá de seguro: Que en ella no se especifica para nada la índole y naturaleza del contenido en sí. Lo único que se hace es señalar de qué concepción procede el socialismo y bajo qué configuración aparece, pero no se dice lo que éste es realmente. En ninguno de los escritos de Friedrich Engels o de Karl Marx se encontrará, realmente, una definición del socialismo en cuanto sistema.
 
¿Por qué no? ¿Es que no tenían una idea concreta y determinada del mismo, de su esencia? De que sí la tenían no cabe la menor duda. Lo que ocurre es que eran enemigos de toda construcción de un sistema para el socialismo; eran, por así decirlo, enemigos de toda configuración definitiva y cerrada del socialismo.
 
El socialismo es para ellos un proceso de desarrollo social que se va realizando bajo circunstancias históricas concretas. No un programa, no un esquema, sino un movimiento que tiene por base material la actual forma de producción capitalista: eso es, según ellos, el socialismo. Como fuerza motriz tiene este socialismo la lucha de clases del proletariado, esto es, de la clase obrera en la moderna sociedad capitalista.
 
¿Qué es lo característico de esta moderna sociedad capitalista y de su forma de producción? Lo característico es que en la sociedad capitalista no se produce en pequeños talleres -naturalmente que también en ellos, pero sólo de manera excepcional, no por regla general, y la regla general es lo que caracteriza a un estado de la sociedad-, sino en grandes empresas.
 
Los bienes de consumo de la sociedad, en la medida en que no son productos agrícolas, son producidos en empresas capitalistas, que funcionan con medios capitalistas y en los que el trabajo, de forma más o menos acentuada, se realiza colectivamente o, como dice el propio Marx, socialmente.
 
Las personas que trabajan en una fábrica moderna constituyen ya en su conjunto una especie de comunidad, agrupada en cada caso según un patrón muy perfeccionado de división del trabajo, pero en el que el personal de la empresa fabrica los productos como un todo, colectivamente, esto es, socialmente. La única diferencia consiste en que la dirección de la empresa y la apropiación de los beneficios son individuales. Ciertamente, hoy en día no siempre va a parar el beneficio neto a personas individuales, sino a menudo a grupos de capitalistas o a sociedades anónimas con miles y miles de accionistas; no obstante, en su conjunto constituyen una unidad frente a los obreros y empleados, y son personas totalmente distintas de las que producen en la empresa.
 
Este sistema en el que existe una separación entre, por un lado, los productores, los obreros (a los que hay que añadir cada vez más a los empleados administrativos y técnicos), y, por otro, los poseedores, los dueños del capital (tanto personas individuales como grupos), de forma que la propiedad de los medios de producción está totalmente desvinculada de quienes producen- se basa en que del trabajo de los productores se origina una plusvalía especial, que es superior al precio de la fuerza de trabajo de quienes producen, y en que de esta plusvalía vive una clase social totalmente distinta. Y, como este sistema es sentido como un sistema de explotación, provoca la incesante, siempre de nuevo repetida, insurrección de los obreros y empleados. Se desata así, necesariamente, una batalla ininterrumpida por la plusvalía, que no es sólo una batalla entre capitalistas y trabajadores, sino también entre los propios capitalistas.
 
Considerado desde este último punto de vista, se trata de la rivalidad competitiva de los empresarios entre sí. Los unos tratan de eliminar a los otros del mercado a base de dumping, cosa que sólo puede salir bien a la larga reduciendo la parte alícuota de la plusvalía en cada una de las distintas unidades producidas, mediante el perfeccionamiento de los procesos de producción.
 
Para poder intensificar cada vez más la división del trabajo y la especialización, hay que agrandar la empresa. Se amplían las explotaciones industriales (fábricas, plantas industriales de toda clase), y con esta ampliación crece, a la par, la dependencia de los obreros respecto de los empresarios. Esto se puede constatar con toda claridad allí donde tenemos la forma más moderna de producción capitalista, a saber, la unión de capitalistas en un cartel o truste; y allí donde, mientras no se organicen los obreros, mande y ejerza una fuerte presión sobre miles de ellos un grupo de grandes capitalistas.

Otra consecuencia de esta competencia entre los capitalistas son crisis y paralizaciones de los negocios. Los medios de producción escapan al control de los productores. Por lo general, la producción que es en la moderna sociedad capitalista producción anticipada, que llega a crecer tanto que se produce en el mercado una situación de exceso de producción y, consecuentemente, una crisis comercial seguida de un período de estancamiento, que hasta ahora ha venido causando siempre gran miseria entre los trabajadores. Por parte de los grandes trustes, que ya se han hecho con varios monopolios, se viene intentando desde hace algún tiempo paliar y acortar las crisis, pero a cambio de ello se intensifica aún más la explotación de la gente por mano del monopolio.
 
Este estado de cosas, que cada vez se hace más crítico, desemboca a la postre, según la teoría de Marx y Engels, en una catástrofe social. De acuerdo con ella, el sistema capitalista en su conjunto se desmorona bajo el peso de sus propias contradicciones internas. En el ínterin, y como consecuencia de la continua expansión de las empresas capitalistas, como resultado de la eliminación y exclusión de las pequeñas y medianas explotaciones, aumenta de tal manera el proletariado, que se adueña de la situación, se apodera del Estado y de la producción y transforma toda la sociedad en consonancia con sus exigencias. De ese modo, la nueva sociedad que de ahí se origina no es sino el resultado de un desarrollo económico que ha alcanzado un determinado grado de madurez. Eso es 10 que dice la teoría de Marx y Engels.
 
Llegados aquí, será oportuno reproducir algunos párrafos del propio escrito de Engels, sus conclusiones finales. Enge1s describe allí toda una serie de fases de desarrollo. La expuesta más arriba la caracteriza como sigue:
 
Por un lado, perfeccionamiento de la maquinaria, que resulta un imperativo forzoso para todo fabricante por razón de la competencia, y que lleva consigo un desempleo obrero cada vez más alto: el ejército industrial de reserva.
 
Por otro lado, la expansión sin trabas de la producción, que también es ley forzosa impuesta por la competencia a todo fabricante. Por ambos lados, inaudito aumento de las fuerzas productivas, excedente de la oferta frente a la demanda, superproducción, saturación de los mercados, décadas de crisis, ciclo económico defectuoso: aquí, exceso de medios de producción y de productos; allí, exceso de trabajadores sin ocupación y sin medios de existencia.
 
Mas los dos resortes de la producción y del bienestar social no pueden actuar de consuno, porque la forma capitalista de producción se lo impide, impide que circulen los productos, a menos que se hubieran convertido antes en capital: que es, precisamente, lo que impide su propia superabundancia. La contradicción ha escalado hasta convertirse en un absurdo: la forma de producción se ha rebelado contra la forma de intercambio. Ha quedado demostrada la incapacidad de la burguesía para seguir controlando sus propias fuerzas sociales productivas.
 
Luego se inicia una segunda fase, de la que todos nosotros sabemos algo por propia experiencia, y a cuyo desarrollo estamos asistiendo todavía:
 
Reconocimiento, en parte, del carácter social de las fuerzas productivas, impuesto a la fuerza a los mismos capitalistas. Apropiación de los grandes organismos de producción y comercialización, primero por sociedades anónimas, después por trustes, más tarde por el Estado. La burguesía se revela como clase superflua; todas sus funciones sociales pasan ahora a ser realizadas por empleados a sueldo.
 
Finalmente se produce: La revolución proletaria, la superación de las contradicciones: el proletariado se hace con el poder público y, apoyado en él, transforma los medios sociales de producción, que se le han ido de las manos a la burguesía, en propiedad pública. Por esta acción libera los medios de producción de su hasta entonces condición de capital, y le da a su carácter social plena libertad de realización. A partir de ahora ya es posible una producción social de acuerdo con un plan prefijado. El desarrollo de la producción convierte
 
en anacronismo la existencia por más tiempo de distintas clases sociales. En la medida en que desaparece la anarquía de la producción social, se debilita también la autoridad del Estado. Los hombres, amos por fin de su propia forma de socialización, se convierten así, a la vez, en dueños de la naturaleza, en dueños de sí mismos: se hacen libres.
 
 
2. El liberalismo como etapa previa del socialismo:

Ésta es la marcha de las cosas tal como la vieron Marx y Engels. ¿Cuál es, pues, en vista de este desarrollo, la tarea de los socialistas y de su doctrina, la teoría del socialismo?
 
Primero: identificar con toda exactitud este desarrollo y sus tendencias, investigar con todo rigor sus peculiaridades.
 
Segundo: organizar y educar políticamente a la clase obrera, al proletariado, en consonancia con las tareas que de ello se derivan, formar un partido del proletariado. El partido político del proletariado es, precisamente, la socialdemocracia.
 
Tercero: remover los obstáculos que impiden este desarrollo. En Marx, en su escrito La guerra civil en Francia, se lee lo siguiente a propósito de la Comuna de París de 1871:
 
La clase obrera no exige ningún milagro de la Comuna. Su misión no es la de introducir mediante voto popular utopías listas y acabadas... Lo único que tiene que hacer es dar salida libre a los elementos de la nueva sociedad, que ya se han desarrollado en el seno de las sociedades burguesas en vías de extinción.
 
Esta puesta en libertad de los elementos sociales, es decir, la remoción de todos los obstáculos que entorpecen el progreso social, es la tarea del proletariado, tal como ya lo fue en su tiempo también para la burguesía que ha precedido al proletariado.
 
Pues la burguesía (Biírgertum) -en el sentido de la palabra francesa bourgeosie-- ha desempeñado en la historia un papel muy revolucionario. En el Manifiesto comunista de Marx y Engels se pueden leer en el primer capítulo frases que, verdaderamente, representan un elogio del papel histórico de la burguesía.
 
No en vano constituyó en un tiempo esta burguesía la clase liberadora frente al feudalismo, frente a la sociedad gremial, etc. Con el transcurso del tiempo fue eliminando las trabas que entorpecían su desarrollo, y abrió camino a las fuerzas sociales para conseguir sus propósitos, su propia forma de producción, esto es, la libre competencia, primero en los mercados nacionales, más tarde también en el mercado mundial. En eso cumplió la burguesía una misión histórica, que cuando fue escrito el Manifiesto comunista en 1847, por lo menos en Alemania, aunque también en otros países, aún no había quedado concluida del todo.
 
En consideración de esto, y de cara a la praxis, llegaron también Marx y Engels a la conclusión de que los socialistas, que bajo el punto de vista social ya se consideraban enemigos de la burguesía y la combatían, debían apoyar temporalmente -así se dice textualmente en el Manifiesto comunista- a la burguesía siempre que ésta adoptara una postura revolucionaria frente a las clases reaccionarias, de modo que no se excluía que, temporalmente, marcharan juntos proletariado y burguesía.
 
Mantengámonos con la palabra alemana Burgertum para designar a la bourgeoisie, por más que resulte equívoca. Por un lado nuestra palabra alemana Burger tiene una significación doble. Significa, simplemente, miembro de una gran comunidad, y eso lo son todos, proletarios, burgueses, aristócratas, o cualesquiera otros. Por otro lado, sin embargo, sirve para caracterizar a los miembros de una determinada capa social, concretamente a las clases poseedoras que no forman parte de la nobleza de sangre.
 
En este caso, y en la medida en que tiene conciencia de ser miembro de su clase, el Burger se encuentra situado en el polo opuesto al obrero, al proletariado. Según esta última acepción -que es la más generalizada-, seguiremos utilizando en adelante el término Burgertum para designar a la clase de los propietarios capitalistas. El hecho es que la burguesía, junto a sus logros económicos y políticos, también ha operado muy importantes avances en las instituciones y conceptos jurídicos, e incluso en la ética. Combatiendo y eliminando las instituciones gremiales, introdujo, por lo menos en principio, la igualdad de todos ante la ley. Y, aunque a la altura de hoy no parezca esto ser mucho, para su tiempo significó un progreso de lo más extraordinario. En principio, la moderna burguesía estableció, cuanto menos, el respeto a la libertad personal, a la libertad de movimientos de la persona. Y de eso tenía necesidad el proletariado, y tenemos necesidad nosotros hoy para sentimos a gusto. Para su época fue un gran paso adelante.
 
El liberalismo -pero no entendido como partido, que en muchos aspectos ha quedado indudablemente anquilosado, que reiteradamente se ha vendido al capitalismo, o se ha movido bajo su férula-, en cuanto ideología, fue algo importante para su tiempo, y todavía hoy hay que decir que no se ha convertido en nada superfluo.
 
El ideario del liberalismo en cuanto concepción del mundo queda reflejado en la Declaración de los derechos del hombre de la gran Revolución francesa, que proclamó la libertad de la persona, el derecho a la propia libertad, el derecho de cada generación a su soberanía. Ninguna generación puede imponer sus leyes a la siguiente, se dice en la Declaración. Ésta es una idea extraordinariamente revolucionaria, que Ferdinand Lassalle, en su importante libro Das System der envorbenen Rechte (El sistema de los derechos adquiridos), ha desarrollado más ampliamente y aplicado en este sentido revolucionario a las circunstancias actuales.
 
Porque ¿qué significa eso de que una generación no puede imponerle sus leyes a la siguiente? Significa que ninguna generación está atada a la noción de derechos adquiridos elaborada y fijada en una generación precedente. No hace falta cavilar demasiado para darse cuenta de las vastas y trascendentales consecuencias que de allí dimanan, especialmente en lo que toca a la cuestión de la indemnización o de la expropiación. Pues el sistema de derechos adquiridos elaborado por Lassalle es, realmente, una teoría del derecho de expropiación revolucionaria, que une a la facultad de hacer valer este derecho la exigencia de que incluso en la aplicación de medidas coercitivas se transparente una idea de derecho. En época de revolución se puede naturalmente, decir:
 
«Porque tenemos el poder, hacemos lo que nos place.» Pero precisamente entonces es cuando dice Ferdinand Lassalle que incluso en el poder revolucionario puede y debe haber sitio para el principio de legalidad. Él califica su obra de reconciliación con el derecho positivo, esto es, con el derecho expresado en leyes, con la filosofía del derecho, es decir, con el derecho natural, que determina cuándo se ha de indemnizar de acuerdo con la idea del derecho y cuándo se puede confiscar simplemente. El desarrollo aquí descrito, la liberación de los gremios, de los estamentos y de otras ataduras semejantes, junto con la proclamación del principio de la libertad de la persona, es algo que debemos a la burguesía.
 
Este desarrollo, que ciertamente ha necesitado siglos para abrirse paso, nos ha sido expuesto repetidamente a lo largo de la historia como exclusivamente una lucha por ideas. Durante mucho tiempo se ha prestado bien poca atención a su fundamento, a las luchas de intereses materiales que lo han puesto en marcha. La Reforma protestante del siglo XVI, éste por así decirlo primer movimiento global de las aspiraciones de la naciente burguesía, así como la gran Revolución francesa y, también la inglesa, constituyen un proceso de desarrollo ideológico aún no concluido del todo.
 
Pues con las ideas ocurre que, si bien es verdad que toman su origen en fenómenos materiales acontecidos en el seno del desarrollo social, tienden, sin embargo, a independizarse en su posterior desenvolvimiento, a desbordar el marco de realización que es es originalmente propio. El espíritu humano no se detiene, máxime habida cuenta de que el desarrollo social, por su parte, tampoco lo hace. De modo que, por ejemplo, la burguesía de hoyes distinta a la de hace cincuenta años, y la de entonces también era distinta a la de hace cien. Aparte de que la burguesía está fraccionada en muy diversos estratos: el de los grandes magnates capitalistas, los grandes y pequeños capitalistas, el de los pequeñoburgueses (Kleinburger), el de los intelectuales, que constituyen un estrato intermedio situado entre la burguesía y el proletariado.
 
Cada uno de estos estratos tiene, naturalmente, distintos intereses, y de esta disparidad de intereses se originan distintos órdenes de ideas, diversas formas de interpretar los principios formulados en su día por la burguesía. En su época de desarrollo, sus ideas han cristalizado muy a menudo en utopías, en imágenes del futuro ideológicamente coloreadas. No sólo hay utopías socialistas, sino que también las hay, o las ha habido, burguesas (burgerlich). Concretamente en Francia, en el siglo XVIII, asistimos al pujante brote de una literatura copiosa llena de proyectos de sociedad, de imágenes y figuraciones de sociedades futuras, todas ellas muy bellas, pero que la mayoría de las veces son, más o menos, utopías burguesas, especulaciones construidas sobre la base de la ideología de la burguesía.

 
3. El socialismo y la ideología del movimiento obrero:
 
La transposición de la ideología burguesa a la situación del proletariado da lugar, en su desarrollo ulterior, a la ideología o utopía socialista, al comunismo igualitario. Los obreros, pero también burgueses progresistas que se interesan por el proletariado, por los desheredados, formulan entonces la siguiente tesis: «Vuestra igualdad, burgueses, es pura mentira; lo que queréis no es la verdadera igualdad; vuestra igualdad ante la ley no es nada mientras siga existiendo la desigualdad en la posesión de los bienes, en las condiciones de vida.» Y, de esa forma, a partir de la reproducción o aplicación de la ideología burguesa a la situación del proletariado se crea una nueva idea, que en adelante se llamará o bien comunismo, o bien ideología comunista.
 
Y con ello llegamos al punto que hace posible responder a la pregunta de qué es el socialismo. ¿En qué conocemos que una idea, o una medida, o una política, es socialismo, es socialista? Con otras palabras: ¿existe también una ideología del socialismo? ¿Y que sería el socialismo si no tuviera criterios normativos?
 
Bien, a la pregunta de si el socialismo tiene una ideología hay que responder con un sí. Naturalmente que existe una ideología del socialismo; naturalmente que existen para ella unos criterios normativos. ¿Y dónde vamos a encontrarlos? Se los podría derivar de una imagen ya elaborada de sociedad, como han hecho muchos.
 
Pero entonces queda todo en una construcción más o menos arbitraria, que por ello mismo induce a cometer desaciertos. Realmente, y por mucho que pueda haber gente que así lo crea, no es de un alambicado y ya terminado proyecto de sociedad de donde se derivan los criterios normativos útiles en la práctica, sino de las reales, de las efectivas necesidades y posibilidades de la cla.se social llamada a realizar la transformación socialista, esto es, del proletariado, que tienen sus raíces en el estadio alcanzado por la economía.
 
Pero hay que entender esto en su justo sentido. Tenemos ql1 distinguir entre una clase social considerada como un conjunto, por una parte, y los miembros individuales de la misma, por otra. Tomado como persona individual, el proletario es un hombre como todos los demás y, en cuanto tal, lógicamente sujeto a error. Está sometido a los más diversos influjos anímicos, su educación sigue siendo todavía hoy deficiente y, como bien se echa de ver a diario, aún puede tener todos los prejuicios posibles que le han sido inculcados a lo largo de su vida.
 
Tiene sus virtudes, pero también las debilidades humanas derivadas de su situación social. Ahora bien, cuando hablo de la clase del proletariado, me refiero, entonces, a los obreros en su totalidad, que, conjuntamente con miembros de otras capas sociales, pero que piensan igual que ellos, o se sienten unidos a ellos, desarrollan determinadas ideas a partir de la conciencia de su situación como clase y de sus causas; que exigen la realización de un orden más perfecto de sociedad. Por eso el Manifiesto comunista de Karl Marx y Friedrich Engels impone a los comunistas como primera obligación la organización: del proletariado en clase.
 
¿Qué es una clase? Una clase de una determinada sociedad, hoy, por tanto, de la moderna, está formada por aquellos elementos de dicha sociedad que, como característica primordial, viven bajo las mismas condiciones de vida --condiciones de propiedad y de lucro- y constituyen una parte importante de la misma. Antes de que existiera un movimiento socialista ya había también proletarios, es decir, personas sin bienes y totalmente dependiente del trabajo asalariado como forma de ganarse la vida. Por regla general, sin embargo, el proletario sólo se sentía, sencillamente, como un pobre. En sus círculos sólo se distinguía entre pobres y ricos.
 
El proletario se limitaba a pensar así: ésos son los ricos; nosotros somos los pobres. Pero de que él, en cuanto obrero, pertenecía a una clase especial a diferencia de otros pobres, de otras personas sin recursos, de eso aún no era consciente. La organización de los obreros en un movimiento en cuyo seno se sienten como miembros de una clase social peculiar llamada a realizar unas tareas específicas es algo que, entre los alemanes, se propusieron por primera vez los miembros de la Liga Comunista fundada en 1847, Y ha pasado a ser hoy empeño del gran partido de los socialistas.
 
Organizando la clase, le crean los socialistas una conciencia de clase. Para los obreros es algo que no se reduce únicamente al reconocimiento de que tienen unos determinados intereses materiales propios, sino que supone la conciencia de que, en cuanto obreros, les corresponde en la sociedad moderna una tarea social revolucionaria más importante; de que tienen que cumplir una misión histórica de cara al progreso de la sociedad. Ésa fue, y sigue siendo, la condición previa para la organización en un partido socialista en el pleno sentido de la palabra.
 
Así se dice ya en el Manifiesto comunista. Con palabras algo distintas, incluso con algunas formulaciones que hasta pueden ser discutibles, pero admirablemente, lo ha expuesto Ferdinand Lassalle en una conferencia pronunciada en 1862 ante trabajadores berlineses, que fue publicada más tarde en forma de folleto con el título de Programa obrero, y cuya lectura no puedo sino recomendar todavía hoya todos, si bien hay cosas en ella que han quedado superadas.
 
Al fin y al cabo, ya tiene más de cincuenta años. En este escrito parte Lassalle de la situación histórica de los obreros de nuestra época, para desarrollar lo que, como él mismo se expresa, es la «idea» de los mismos. A saber, él les muestra que, en virtud de su situación, están llamados a crear una nueva sociedad, exhortándoles a que saquen las consecuencias de este hecho, y ello no sólo en lo que toca a sus afanes políticos, sino referido a toda su forma de vida, a todo su ideario.
 
Dondequiera que estén deben tener siempre presente este cometido, han de quedar poseídos por él, y de él tienen que sacar las debidas consecuencias. «Sería impropio de ustedes -les dice a los obreros- dedicarse a los placeres de los insensatos y caer en los vicios de los oprimidos. Imbúyanse por completo de esta idea, no la olviden nunca: ustedes son la piedra sobre la que ha de edificarse la iglesia del presente.» Tampoco en nuestros días se deberían olvidar estas bellas palabras ni perder de vista este noble propósito que va más allá de los puros intereses materiales, también legítimos, ciertamente.
 
 
¿Qué marcha ha seguido el movimiento obrero?

El moderno movimiento obrero empieza con algunas huelgas aisladas en fábricas, primero contra las máquinas, más tarde con la formación de células de acción. Los obreros todavía no tienen una idea de su clase, pero ya aspiran a cambiar su situación; y como aún no disponen de los medios para realizarlo, ni de los derechos políticos, ni tan siquiera de la posibilidad de ganárselos, crean células que se dedican a forjar planes más o menos quiméricos.
 
Todavía no existe una teoría económica elaborada que propagar. Pero en un ulterior desarrollo se convierte el movimiento de las revueltas y huelgas en auténtica lucha de los obreros en la sociedad, en lucha de clases. Y, en cuanto lucha de clases, esta lucha de la clase obrera del proletariado es, de necesidad, una lucha política. Es muy importante retener esto: la lucha en que no gira todo únicamente en torno de determinadas reivindicaciones del momento inmediato es lucha política; pues de lo que ahora se trata es de llevar a la práctica reivindicaciones sociales de amplio alcance.
 
Los movimientos obreros de carácter particularista pueden ser en todo momento no ya socialmente neutrales, sino hasta reaccionarios. Eso incluso puede pasar hoy en día. Puede darse el caso de que haya obreros que luchan en sus fábricas por conseguir ventajas particulares frente a la colectividad general. Incluso a veces, a cambio de una subida de salario, pueden llegar a aliarse con los patronos para imponer precios más altos en perjuicio de aquélla. Eso no es una lucha de clases.
 
Puede que una lucha de tal índole tenga una explicación y en determinado momento hasta esté justificada, pero no tiene nada en común con la lucha de clases; eso es una lucha de intereses totalmente corriente.
 
Una cosa así no tiene nada que ver con el socialismo. Como tampoco la idea de hacer a los obreros, sencillamente, amos de las fábricas donde trabajan. Lo que a este respecto hemos visto que ha sucedido en un país vecino del Este (Rusia) no es socialismo. Así lo ha podido constatar más certeramente que nadie el economista social Karl Rodbertus, como se ve por su correspondencia con Rudolf Meyer y Ferdinand Lassalle.
 
Como se sabe, Lassa le había planteado la exigencia de un crédito estatal a gran escala para crear asociaciones de producción, que él consideraba como un instrumento de paso hacia el socialismo. Rodbertus, sin embargo, se mantuvo en la idea de que la propiedad de las empresas por parte de los obreros, que es lo que con ello se quería conseguir, representaba una forma de propiedad privada todavía peor que la propiedad capitalista. ¿Por qué? La razón es bien sencilla: eso enfrenta a los obreros, tan pronto como se convierten ellos mismos en empresarios de su respectiva fábrica, con el resto de la colectividad, y debilita perjuicio de ésta, el interés por introducir mejor técnicas, por la instalación de máquinas que ahorren trabajo, etc.
 
 Pero lo propio del socialismo precisamente, la idea de la primacía del interés colectivo sobre todo interés particularista de detenl1 ~ nadas grupos; parte del interés general de la clase no del grupo; no tiene nada que ver con los intereses de las distintas ramas profesionales que están allí oposición al interés colectivo general.
 
Hoy en día nos encontramos ante un fenómeno explicable a partir del estado actual de la revolución, que consiste en que hay obreros que estaban antes organizados en su mayoría en sindicatos, pero ahora actúan en las fábricas en contra del sindicato*. No es mi propósito ponerme ahora a defender o atacar a los dirigentes sindicales. Si han cometido errores o no, eso es otro asunto. Pero la idea del sindicato, que quiere abarca por lo menos a todos los obreros de una determinada industria y está guiado por el espíritu de la lucha de clases, se encuentra de cualquier modo más cerca del socialismo que la actuación de empresa en empresa, a no ser que esto mismo constituya también un instrumento de lucha aplicado por el propio sindicato.
 
Por idéntica razón soy enemigo de siempre de la idea de mejorar la situación de los obreros a base de darles una participación en las ganancias. Hay fabricantes que, unas veces por generosidad, otras por cá1culo egoísta, hace partícipes a los obreros de los beneficios de sus fábricas. Eso tampoco está en consonancia con el socialismo, pues enfrenta a los obreros favorecidos incluso a sus colegas de igual profesión. La única participación en los beneficios deseable, si es que cabe hablar de alguna que lo sea, es el convenio colectivo adoptado por el conjunto de los obreros con los patronos de todo un ramo.
 
No se puede excluir, naturalmente, que un determinado sindicato sea conservador y, tal vez, hasta reaccionario. Hemos visto el caso de sindicatos ingleses que se oponían abiertamente al progreso técnico porque creían que sus afiliados saldrían perjudicados con ello. También en algún que otro país ha ocurrido lo mismo. Hemos presenciado, pues, cómo hay sindicatos que son conservadores.
 
Pero un partido de los obreros, que abarca a todos los obreros de todos los sectores -tanto si se trata de un partido de carácter esencialmente sindicalista, como es el caso del Partido Laborista en Inglaterra, como de uno organizado políticamente al estilo del Partido Socialdemócrata en Alemania-, no puede ser otra cosa que revolucionario en el amplio sentido del progreso radical en todas las áreas de la vida social: económica, política, intelectual y moral. Y eso, ¿por qué? Porque en la sociedad moderna, y en cuanto clase, los obreros no están ligados en su conjunto total a ningún tipo de instituciones tradicionales del pasado, como lo están casi todos los partidos burgueses.
 
En cuanto las clases no tienen intereses de ninguna especie que se opongan al progreso. Su bienestar como clase está ligado al progreso social. Si algunos obreros creen que el progreso social, que el avance técnico les perjudica porque puede dejar temporalmente sin trabajo a un cierto número de obreros, no se puede negar, sin embargo, que el conjunto de ellos saca de este progreso el enorme beneficio de la multiplicación de los productos, de la elevación de la riqueza social. Y este provecho es condición indispensable para el progreso de la sociedad. Pues sin un determinado nivel de riqueza social no es posible transformar la sociedad en el sentido socialista.
 
La clase de los obreros tiene el máximo interés en el progreso en todos los terrenos, tanto en el de la producción como en el del intercambio comercial, y por eso es enemiga de todo interés particularista referido a la propiedad. Precisamente en razón de ello es la portadora de la idea del socialismo.
 
Eso mismo se pone de manifiesto también en la postura adoptada por los obreros respecto del Estado en general. En un cierto estadio de desarrollo, y ante una determinada constitución política, pueden adoptar los obreros una postura hostil al Estado, han llegado a adoptada de hecho, tienen que adoptarla necesariamente en determinadas circunstancias. Pero eso sólo vale frente a una forma concreta de Estado, bajo determinadas formas de poder.
 
En lo que respecta, sin embargo, a la función del Estado en cuanto conjunción del conglomerado todo de la nación, en su condición de legítimo guardián del interés general de la colectividad, los obreros hacen causa común con el Estado. Ni están ligados a una forma concreta de Estado ni se han sujetado siquiera a que la sociedad se conglomere invariablemente bajo la hechura y, por así decirlo, por medio del Estado.
 
Existen otras formas imaginables de conjunto. Pero también ellos afirman el principio fundamental en que, de acuerdo con el derecho natural, se apoya el Estado, y que Lassalle, de nuevo, expuso en su muy ponderado libro, en su obra sobre el pensamiento de Heráclito, el gran filósofo griego, haciendo suyas las palabras de éste: «¡Dedicación al bien general! Ése es el principio eterno de lo ético.» Ésta ha de ser, necesariamente, la ética de la clase obrera, la que ha de tener como clase, sea cual fuere el sentir particular de los individuos que componen el conjunto total de los obreros. Los errores individuales se diluyen en el seno del movimiento colectivo.
 
En éste queda como idea conjunta lo que todos ellos, de manera más o menos consciente, tienen en común en su juicio social, al margen de la dispar condición personal que pueda tener éste o aquél. La clase obrera está ligada a la idea de la colectividad general. A la pregunta sobre qué entendían por socialismo, que, como he contado anteriormente, planteé en cierta ocasión a cinco personas, recibí de un viejo obrero una respuesta clásica.
 
En su cuartilla había una sola palabra, a saber, solidaridad. En mi opinión, era la respuesta más acertada que cabía formular con una sola palabra. El sentido de hermandad, la trabazón de los hombres en cuanto sociedad, eso era para esta persona sencilla la idea capital del socialismo. Naturalmente, a ello asociaba una imagen socioeconómica bien concreta que, fundamentalmente, también era justa.
 
Más, ¿cómo se puede llegar a realizar la solidaridad? Los obreros se dedican a distintos oficios, trabajan en diversas fábricas, y por eso es inevitable que, en ocasiones, tengan intereses contrapuestos. La solidaridad se realiza en el seno del Estado a través de la lucha política, y ésta sólo puede ser llevada a cabo por la clase obrera con el mayor éxito posible en la democracia. La abolición de todo privilegio de clase: ése es el derecho político fundamental de la clase obrera. Algunos ciudadanos aislados pueden actuar sobreponiéndose a unos intereses de clase, luchar por razones ideológicas por la consecución de la democracia total. Pero ninguna clase social puede luchar en todos los terrenos tan incondicionalmente y sin reserva por la democracia como la clase obrera.
 
Democracia quiere decir eliminación de cualquier privilegio de clase, igual derecho político para todos, y ello no sólo a la hora de elegir los órganos representativos públicos. Sin embargo, la democracia va todavía mucho más lejos. La democracia se transfiere al ordenamiento jurídico entero y a toda una serie de otras instituciones públicas más. Apremia con toda urgencia a suprimir todos los monopolios capitalistas o a despojarlos de su carácter de tales.
 
Intensifica la organización de los obreros como partido, la organización de los obreros como clase con vistas a la lucha eco"' nómica, aumenta las exigencias frente al Estado y a los municipios. Allí donde los obreros gozan del pleno derecho de sufragio democrático y han adquirido una conciencia de clase plantearán al Estado exigencias cada vez mayores de índole cultural, que harán necesaria la dedicación de mayores fondos también. Aumentan la presión para que la colectividad se haga cargo de las empresas monopolistas --unas veces el Estado, otras los municipios, según la distinta naturaleza de las mismas-o Eso ya lo hemos podido registrar con toda claridad en tiempo de paz.
 
La repercusión social del sufragio universal (a la que durante mucho tiempo no se había concedido la debida importancia incluso por parte de muchos socialistas) se ha hecho de tal manera evidente que también Marx y Engels, que en modo alguno eran contrarios a los derechos democráticos, pero que en una determinada época querían saber bien poco de la lucha por el sufragio universal, acabaron por convencerse de que esta lucha era absolutamente justa: de que el sufragio democrático constituye el gran resorte que puede utilizar la clase obrera para conseguir mayores derechos, así como más medidas con vistas a reformar la sociedad.
 
Así lo hemos podido comprobar en tiempos de paz en virtud de nuestra actuación política en el Reich, en los distintos Estados, en los municipios. Quien haya seguido de cerca la legislación político-social de las últimas décadas en Alemania y en otros países habrá de conceder que ésta ha reportado más de una reforma de importancia.
 
Cierto: no pocas veces se la ha elogiado más de lo merecido, pero ahí está y, así hay que reconocerlo, el que tengamos esta legislación se debe a la presión ejercida por la clase obrera organizada; en el caso de Alemania, a la presión de la socialdemocracia como partido del socialismo, que sólo pudo cobrar la fuerza necesaria gracias al sufragio democrático. Si no se ha podido conseguir lo mismo en todos los países se debe, precisamente, a que en algunos de ellos todavía existe un sufragio restringido; en otros países, por ejemplo en Francia, que sigue siendo un país primordialmente agrícola, porque la clase obrera no era lo suficientemente numerosa y, además, carecía de unidad política.
 
En Alemania, por su parte, aún se habría podido conseguir más si en su Estado más importante no hubiera seguido estando limitado el sufragio, y en el Reich, donde sólo formalmente era universal, pero fácticamente no lo era, no hubiera podido el Consejo Federal (Bundesrat) hacer caso omiso, sencillamente, de las resoluciones legislativas tomadas por el Parlamento de acuerdo con la Constitución, de modo que las relaciones de poder existentes en el Estado y en la sociedad pudieron recortar todavía el pleno alcance de dicho sufragio.
 
A pesar de todo, la enorme potencia virtual de la democracia, del sufragio democrático, es un hecho comprobado. Por otro lado, hoy en día ha acabado la revolución con aquellas relaciones de poder que impedían el despliegue de toda su eficacia. Con ello se ha eliminado el mayor obstáculo político interior que había y se ha conseguido despejar el camino hacia una total transformación orgánica del orden social existente. Porque la vía orgánica seguirá siendo siempre la más adecuada.
 
 
4. Obstáculos en el camino hacia el socialismo:
 
No obstante, los obstáculos con que nos enfrentamos no son, desgraciadamente, sólo de carácter político interior. Hoy en día se clama mucho por la socialización. De todos lados oímos esta reivindicación. Es comprensible. Socialización es la expresión técnica general de la colectivización pretendida por la socialdemocracia, que ha de venir a poner fin a los males e injusticias de la economía capitalista.
 
Pero la forma como muchas veces se plantea esta reivindicación, la misma pregunta impaciente de por qué no se socializa de inmediato, delata una buena porción de ingenua fe en las posibilidades inmediatas y en la eficacia de la socialización, además de un desconocimiento absoluto de las enormes dificultades que, en la situación actual, le cierran el camino, y que, en parte, también provienen del ámbito político.
 
Es una impaciencia explicable. Yo la comprendo, pero todos deberían comprender también que algo tan colosal como eso no puede ser, en absoluto, obra de semanas o de meses. Hoy, cuando nuestra industria tiene que hacer frente a las mayores dificultades, y cuando se le vienen encima impedimentos cuyas dimensiones todavía no podemos calibrar, pues el hecho es que aún no conocemos las condiciones que el extranjero, los vencedores, nos van a imponer en Alemania, hoy hace falta -y quiero utilizar a sabiendas esta expresión algo drástica- una fe en los milagros para creer que, al decir que talo cual industria ha sido socializada, ya podemos partir de que ha mejorado esencialmente algo para los obreros o para la colectividad general en el instante presente.
 
La nacionalización y la municipalización son las dos formas clásicas de colectivización. Naturalmente, ambas no son un fin en sí; también ellas son medios para alcanzar un fin, cuyo punto álgido es la consecución del mayor bienestar posible para todos. El logro de esta meta queda asegurado en el terreno económico, tanto en la producción como en el comercio, por la mayor intensificación posible de la rentabilidad. Puestos a la obra de socializar, hay que preguntarse siempre, por tanto, si con las medidas tomadas, o que podamos tomar, se logra efectivamente una mayor rentabilidad, y si no ocurrirá un día que, bajo la presión de las circunstancias, en lugar de adelantar a este respecto iremos hacia atrás. Comprendo la impaciencia a que me refería y la estimo en mucho por su valor de impulso motriz.
 
Pero no nos engañemos respecto de lo que hoy en día está en juego. Lo esencial en la socialización es someter la producción y otras ramas de la economía al control regulador de la colectividad; un control mucho más riguroso, más amplio que el hasta ahora existente. Traspasar la dirección de la economía a la sociedad y para ella es algo que puede realizarse por diversos caminos.
 
No queda circunscrito a un único y determinado procedimiento. Dejando aparte la agricultura, en Alemania tenemos actualmente unos tres millones de empresas de producción, de comercio, etc., de diversa naturaleza. Una buena mitad de las mismas son pequeñas empresas, empresas unipersonales, o con quizá un solo operario, que no entran directamente en cuenta para la socialización. Vamos a suponer que son algunas más y a situar su número en dos tercios del total.
 
Todavía queda un millón de empresas de los más variados tamaños -medianos, grandes y gigantescos-, de las más diversas formas de producción, comercio y distribución. ¿Cree alguien que mejoraría de golpe algo al respecto si en todas partes se sustituyera indiscriminadamente a los empresarios por funcionarios públicos? Yo no lo creo. La transformación de las empresas privadas en públicas es un hecho que ha de ser realizado con toda prudencia y con sistema en cada caso particular de acuerdo con unos criterios determinados.
 
Hay que examinar qué sectores de la economía, qué clase de empresas del todo eficientes son las primeras que pueden ser puestas al cargo de la sociedad, y cuáles es mejor dejar de momento, o incluso es preciso dejar absolutamente, en manos privadas, para que no llegue a atascarse el motor de la economía. Más importante que la cuestión de si empresa privada o pública es, en el momento actual, la de si empresa en funcionamiento o paralizada, pues nuestro pueblo necesita hoy el trabajo más que en cualquier otro tiempo pasado.
 
Antes de la guerra era Alemania, en conjunto considerada, un país rico; hoy, tras la guerra, es un país pobre obligado a practicar una política económica típica de los países empobrecidos. Y como tiene que importar materias primas y, en parte, productos alimenticios por valor de varios miles de mi~ llones para mantener realmente en marcha la actividad económica, también se ve obligado a exportar la mayor cantidad posible de productos acabados.
 
Porque, en definitiva, los productos sólo se pueden pagar con productos. Pronto se nos va a acabar el oro, y el papel moneda que imprimimos no nos lo toma nadie en el extranjero por su valor nominal.
 
El segundo canciller alemán, el conde Caprivi, refiriéndose a que Alemania no puede producir ella misma todas las materias primas y todos los productos alimenticios que necesita, pronunció una vez, a comienzos de los años noventa del siglo pasado, las siguientes palabras: «No nos queda más remedio que o exportar mercancías o exportar hombres.» Y la exportación de hombres no significa, con otras palabras, más que esto: emigración. Yo me temo que, de cualquier modo, una parte importante de nuestros trabajadores tiene tentaciones de emigrar.
 
Pero no queramos contribuir, todavía, a aumentar su número sin motivo. Algunos me han planteado ya la pregunta de a dónde deben irse. Una pregunta muy justificada. Actualmente nos hallamos en el mundo en una situación del todo distinta a la de antes de esta terrible y criminal guerra. De continuo nos topamos con un odio que se traduce en una legislación hostil a los alemanes. Eso pone las cosas a los emigrantes mucho más difíciles de lo que estaban antes de la guerra. Al trabajador alemán bien le puede ocurrir lo que dice Freiligrath de la revolución:
 
Busca ¡ares extraños y se deja caer inmóvil ante cenizas apagadas.
 
Por eso no nos es lícito hoy aumentar el número por medio de experimentos problemáticos. Hemos de poner nuestro empeño en mantener lo más bajo posible el contingente de nuestros trabajadores que se ven obligados a irse al extranjero.
 
Ésta es otra de las razones que nos obligan a proceder con todo cuidado, paso a paso, con sistema, en lo que toca a la socialización, y a dejarle mientras tanto a la industria no socializada la posibilidad de existir y trabajar. Y repito una vez más: los caminos que conducen a la socialización son muchos. Puede efectuarse mediante incautación directa de determinadas empresas, o determinados grupos de industrias, transformándolas en empresas estatales, comunales o del Reich.
 
Pero también puede ser llevada a cabo a base de que la colectividad intervenga cada vez más intensamente en la marcha de las empresas mediante leyes y decretos. Hoy en día ya lo hace así en cierto modo. La legislación industrial también fue combatida en su día por los capitalistas, que la tenían por una intromisión en su soberanía. Querían seguir mandando en su casa. Eh nuestro país, y entre otros, ya manifestó una vez Bismarck su indignación frente a la inspección de las fábricas, al igual como lo hicieron en Inglaterra los fabricantes cuando ésta fue puesta en vigor.
 
Tampoco él quería que la ley se inmiscuyera en su negocio. Pero vaya si se inmiscuyó, y para bien de la colectividad, en beneficio de lo social -y hasta del progreso económico también-o Eso es algo que aún puede desarrollarse más. De manera paulatina puede el Estado, o el Reich, en cuanto representante del pueblo, aumentar su participación en empresas que provisionalmente sigan en manos de capitalistas. Pero una participación no sólo en sus beneficios, sino también en la fijación de precios, de modo que no pueda surgir ningún monopolio, pues esto llevaría invariablemente a una subida de los precios.
 
Así se viene practicando ya aquí y allá, pero aún podría extenderse más. De este modo puede la colectividad adquirir cada vez mayores derechos sobre la economía, una mayor participación en la producción.
 
Hace veinte años dije en un escrito esta frase, que todavía hoy sigo suscribiendo: en una buena ley industrial puede haber más socialismo que en la nacionalización de centenares de empresas y fábricas.
 
Pues en tal caso se toma en cuenta el interés público en mucha mayor medida y se atiende al bienestar de un mayor número de personas. ¿Qué puede significar, frente a eso, que el Estado tenga un par de empresas más, y luego, a lo mejor, aún acabe por explotarlas de forma capitalista?
 
 
5. Del porqué y cómo de la realización del socialismo:
 
La clase obrera exige la democratización del Estado y de la administración pública, la democratización de las empresas, la extensión de la democracia a todos los terrenos, a la enseñanza, a la cultura física, al arte, al comercio. En todos los ámbitos empuja hacia adelante el movimiento obrero, y ello por razón de su naturaleza toda y merced al hecho de que cada vez engendra más elementos que, también intelectualmente, empujan hacia adelante, que no se conforman con sólo conseguir beneficios materiales, con sólo mejorar sus ingresos, sino que, de verdad, también quieren ser libres espiritualmente.
 
Su número no es, quizá, todo lo grande que nosotros desearíamos, pero sí es un número que está experimentando un crecimiento constante el de los obreros que aprenden, que se instruyen, que tienen aspiraciones intelectuales. Ahí están, si no, los muchos obreros que, salidos de estas actividades de su clase, demuestran hoy estar capacitados para ocupar los más altos cargos en el Reich y en el Estado.
 
Yo soy el último cuando se trata de adular a los obreros. Pero una cosa no puedo dejar de decir: el movimiento obrero ha realizado algo grandioso al hacerles patente e inculcarles a los obreros esta conciencia de clase; conciencia de clase que más de un burgués, más de uno de los aquí presentes, ha maldecido y execrado, sin saber lo que hacía con ello.
 
Porque los obreros que, en el pleno sentido de la palabra, han llegado a conseguir conciencia de su clase son los ideólogos de la masa obrera. Y al hecho de que tengamos entre los obreros un número tan grande de ellos hay que agradecer que, en medio de tantas convulsiones como tienen lugar en nuestro derredor, pueda realizarse esta gran revolución de forma relativamente pacífica, por cauces legales incluso.
 
En el Congreso Económico celebrado aquí en Berlín hace catorce días dije a los capitalistas: vosotros habéis maldecido repetidamente el movimiento obrero, os habéis encolerizado por su causa; pero mirad por vosotros mismos lo que está pasando con la revolución: ¿qué son incluso esas lamentables refriegas a que hemos asistido en Berlín, qué son esas manifestaciones de todos los días? La verdad es que apenas sí se le ha causado daño a nadie.
 
Naturalmente, no se puede evitar que aquí y allá se cometan abusos. En general, sin embargo, la revolución se desarrolla pacíficamente, hasta se puede decir que dentro de los cauces de la ley. ¿Por qué? Pues porque antes de la revolución ya teníamos un movimiento obrero que ha organizado a los obreros, los ha instruido políticamente, sindicalmente y en todos los terrenos posibles, los ha capacitado para entender la vida social, la vida política, la vida del Estado, para comprender la concatenación existente entre los fenómenos sociales y para no ponerse a dar palos de ciego a las primeras de cambio, que es lo que harían los obreros que no tienen noción de estas cosas.
 
En todos los ámbitos el movimiento de la clase obrera insta a transformar la sociedad en el sentido de eliminar todas las diferencias de clase y de hacer que sea la sociedad misma la que planifique sistemáticamente la vida económica entera. Creo que me es lícito decir que eso es el socialismo. El socialismo no es una fórmula, ni un esquema, ni tampoco asunto exclusivo de los asalariados.
 
Hay amplias esferas de la sociedad moderna que están cambiando de postura. Hubo un tiempo en que los empleados se sentían identificados con los patronos y miraban con desdén a los obreros. De joven, cuando yo trabajaba en un banco, tenía un colega que era habitual enemigo a muerte de sus jefes y siempre estaba en pie de guerra con ellos. Pero lo que no le cupo nunca en la cabeza es que yo fuera socialista y que me interesara por los obreros. Él era un berlinés de pura cepa, que gustaba de expresarse en berlinés castizo: « ¿Qué le pican a usted los sastres y tiracueros?», solía preguntarme continuamente en tono crítico.
 
Hoy ya piensan de bien distinta manera incluso los empleados de banca, por no decir nada de los de otros negocios. El desarrollo económico está produciendo también entre ellos un cambio de postura cada vez más acentuado. Se sienten, si no en idéntica situación que los obreros, sí en una situación similar. Y este proceso sigue avanzando. Al igual que los empleados, también hay otras capas de la sociedad que están directamente interesadas en este magno movimiento hacia el socialismo.
 
Diferencias de posición social las habrá siempre. ¿Y por qué no habría de haberlas? Mientras no desemboquen en explotación, mientras no sean causa de opresión, bien puede decirse que constituyen un enriquecimiento de la vida social. La desigualdad de clases debe desaparecer. Las desigualdades personales, las diferencias de actividad y categoría profesional pueden, por mí, durar todavía mucho.

 
De tener que resumir cuanto he venido exponiendo, me gustaría definir el socialismo de la siguiente manera:
 
El socialismo es la suma de las reivindicaciones sociales y de las naturales aspiraciones de todos aquellos obreros que han alcanzado una conciencia de su situación como clase y de la misión que ésta ha de desempeñar en la moderna sociedad capitalista.
 
Para comprender estas aspiraciones y esta misión en cuanto clase no necesitamos ninguna imagen del pasado, no precisamos de ninguna construcción utópica. Cada cual es dueño de imaginarse la sociedad del futuro todo lo bonita que quiera; en eso goza su fantasía de entera libertad. Pero el movimiento como tal extrae su fuerza y sus fines de las bases reales de la vida social, de las necesidades reales de la clase que constituye su núcleo. A partir de estas necesidades la clase plantea entonces sus exigencias. Y la suma de estas exigencias -léase el programa del Partido Socialista que se quiera-, la suma intelectual, el contenido ideológico de estas exigencias, eso, repito una vez más, es el socialismo.
 
El socialismo conduce a la conveniente economía colectiva y, finalmente, a la cada vez más plena realización de la solidaridad entre todos los miembros del organismo social, a la consecución de la armonía social.
 
Esto es algo que, como ya he expuesto brevemente, requiere su tiempo.
 
Pero es un proceso que lleva camino de realizarse. Y la gran ventaja que ha reportado nuestra revolución reside, en mi opinión, en que en Alemania ha removido del camino dos poderes, a saber, la monarquía, con todo lo que gira en su derredor, y el militarismo, y en que le ha deparado al pueblo la democracia total.
 
Esta enorme ganancia no es apreciada debidamente por quienes hacen una interpretación demasiado a la ligera de las frases que escribe Marx al final de su obra El Capital, y deducen que éste ha afirmado literalmente que la transformación socialista es un acto que se realiza en un corto espacio de tiempo. No, se necesitan años, decenios.
 
Pero el remedio ya está ahí, la gran arma del proletariado y de las clases a él equiparables ya está ahí. Y, aunque no se consiguiera de golpe la mayoría en las próximas elecciones, tampoco entonces estaríamos perdidos. Siempre quedaría aún el sufragio democrático en manos de la clase más numerosa de la sociedad, así como el incesante impulso que dimana de su situación como clase. Todo eso seguiría haciendo de fuerza motriz y obligaría inevitablemente a hacer las reformas de que precisa la clase obrera. Para conseguir estas cosas de una sola vez, para eso es nuestra sociedad --examínesela, si no, con todo detenimiento, recórranse la capital y otras ciudades, estúdiese la situación en el medio rural-, para eso es la sociedad actual demasiado multiforme, un organismo demasiado vivo, y no un mecanismo muerto que se puede cambiar de golpe en todo momento.
 
Insisto una vez más: comprendo la impaciencia que ha hecho presa en muchos. Pero he de añadir que yo no la comparto. Y no la comparto, no porque esté satisfecho y anhele la tranquilidad, sino porque estoy convencido de que se ha logrado algo grande y de que la clase obrera dispone de un arma comparable a aquélla a que se refería el gran físico de la antigüedad, Arquímedes, cuando dijo: «Dadme un punto de apoyo y levantaré el mundo.» De igual modo puedo decir, también, a la clase obrera:
 
«Dadme el sufragio universal e igualitario y se habrá conseguido el principio social que es requisito fundamental de la liberación.» Hace veinte años, al ser criticado por unas palabras que no viene al caso repetir ahora, escribí estas líneas, que me voy a permitir reproducir aquí. Esto es lo que escribí:
 
Tal como yo lo veo, hay que concluir que el socialismo llega, está en camino, pero no como desenlace de una colosal batalla política decisiva, sino como fruto de toda una serie de victorias económicas y políticas del movimiento obrero en sus distintos campos de actuación; no como consecuencia de un aumento cada vez más considerable de la opresión, de la miseria, de la humillación de los obreros, sino como efecto de su creciente influjo social y de las relativas mejoras conquistadas por ellos de índole económica, política y ética.
 
No es del caos de donde veo surgir la sociedad socialista, sino de las realizaciones de tipo organizativo de los obreros en el terreno de la economía libre, unidas a las instituciones y a los logros a nivel estatal y comunal de la democracia militante. Tras todas las convulsiones y todos los golpes de las fuerzas reaccionarias, a pesar de ellos, descubro cómo la misma lucha de clases adopta formas más civilizadas; y precisamente en ese ir civilizándose de las luchas políticas y económicas veo la mejor garantía de realización del socialismo.
 
Esto es lo que escribí en 1899, y de ello sigo estando también hoy convencido -hoy más que nunca-o Y con esta convicción de que lograremos cumplir las reivindicaciones de los obreros paso a paso, más rápidamente que nunca porque se nos oponen menos obstáculos, pero de manera orgánica, con esta convicción pregono a los impacientes que hay entre los obreros: hemos conquistado la democracia, el derecho del que dijo Lassalle a los obreros «Ése es vuestro principio social». Tened confianza en la fuerza creadora de este derecho; él os llevará a la liberación social con mayor garantía que cualquier intervención brutal en el organismo tan sensible de la moderna y muy perfeccionada economía nacional.
 
Quiero confiar, pues, que mi exposición, aunque no gane para el socialismo a todos aquéllos que hasta ahora aún no lo conocían y se enfrentaban a él con prejuicios, por lo menos los habrá convencido de que el socialismo representa un magno movimiento cultural; un movimiento que es imparable y que labora para el mayor bien de todos, precisamente porque se condensa en un gran partido político que propaga la instrucción social entre los obreros, que despierta la comprensión para con las necesidades de la economía nacional y para con la naturaleza de las medidas que hay que tomar en orden a seguir conduciendo a la sociedad por la vía del progreso social.
 
De no haber existido este movimiento, lo que hoy tendríamos no sería simplemente la revolución, sino que tendríamos la anarquía con todos sus horrores. Pero bien podemos tener la esperanza de que esta revolución, que ha reportado algo grandioso, seguirá marchando por la vía del progreso orgánico para bien de todos los oprimidos e indigentes, para satisfacción de todos cuantos sienten un vivo interés, un cálido afecto por el sucesivo desarrollo de lo ya alcanzado en el camino hacia una sociedad construida sobre el principio de una solidaridad general basada en la abolición de las clases.

* Fuente: E. Bernstein, Was ist Sozialismus?, Verlag fiir Sozialwissenschaft, Berlin, 1922. La conferencia fue pronunciada por Bernstein en la Filarmónica de Berlín el 28 de diciembre de 1918.
 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar