• 2.jpg

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Compartimos una gran similitud genética con los gorilas, chimpancés y orangutanes, pero nos separa la morfología general y las aptitudes culturales. Los humanos dominan el reino animal, no sólo porque poseen un cerebro relativamente grande y complejo, sino también por la combinación de una serie de características físicas: un esqueleto construido para caminar erguidos, unos ojos capaces de ver de forma tridimensional en color y unas manos capaces de manipular objetos con gran precisión. Además de todo ello, el elemento diferenciador del Hombre es el lenguaje articulado.

Evolucion

Los cromosomas:

De los 23 cromosomas que tiene el Hombre, 13 son exactamente idénticos a los de un chimpancé. Pero el cromosoma número 2, que en el Hombre es único, en el chimpancé está formado por dos elementos. Esto explica que el Hombre sólo tenga 23 pares frente a los 24 que tiene el chimpancé.


La locomoción:

La locomoción erguida es una característica fundamental del Hombre ya que no existe ningún otro animal capaz de realizarla. El bipedismo trajo consigo la liberación de las manos, uno de los mecanismos más complejos y avanzados creados por la naturaleza. La mano está íntimamente ligada al cerebro, por lo que es necesario un cerebro evolucionado para conseguir un uso óptimo de las manos.


La mandíbula:

La postura de la cabeza de los monos, consecuencia de su forma de desplazarse, necesita unos potentes músculos nucales que se insertan en el torus occipital. Así mismo al tener unas mandíbulas de gran tamaño y muy pesadas, precisan de unos músculos masticadores realmente grandes que necesitan un punto de anclaje en la parte superior de la cabeza. Esto se traduce en la existencia de la cresta sagital en todos los primates y en los primeros homínidos.

La existencia de estos poderosos músculos rodeando el cráneo, impiden su desarrollo tanto en el sentido antero-posterior como vertical. La adquisición de la posición erguida, permite que la cabeza esté situada en equilibrio sobre la columna, con lo cual desaparecen los músculos nucales, que queden reducidos a los esternocleidomastoideos, no impidiendo el desarrollo del cráneo hacia atrás.
 

El cerebro:

El tamaño de la caja craneana no siempre debe estar ligado a la capacidad cerebral. El cerebro humano sufrió una adaptación – necesaria para su supervivencia – a los diferentes medios. Desde una capacidad aproximada de 400 cm3, en unos 5 m.a. se ha alcanzado una capacidad que oscila entre los 1.000 y 2.000 cm3.
 
La gran importancia que tiene la combinación entre el cerebro humano y su cuerpo queda reflejada en el lenguaje. Aunque algunos animales pueden emitir sonidos e incluso repetir frases pero no pueden hablar realmente.



 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar