• 2.jpg

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

En el territorio de Castilla-La Mancha, a pesar de la lejanía de los escenarios bélicos principales, también se desarrolló la I Guerra Carlista. Los carlistas contaron con el apoyo del bajo clero, artesanos e hidalgos, actuando grupos guerrilleros carlistas en las serranías de Cuenca y Alcaraz, en Sierra Morena y en los Montes de Toledo. Además, se adentró en el territorio la expedición del general Gómez, que fue derrotado en la batalla de Villarrobledo. Pero la actividad carlista en territorio castellanomanchego finalizó con el Convenio de Vergara.

En el territorio de Castilla-La Mancha, a pesar de la lejanía de los escenarios bélicos principales, también se desarrolló la I Guerra Carlista. Los carlistas contaron con el apoyo del bajo clero, artesanos e hidalgos, actuando grupos guerrilleros carlistas en las serranías de Cuenca y Alcaraz, en Sierra Morena y en los Montes de Toledo. Además, se adentró en el territorio la expedición del general Gómez, que fue derrotado en la batalla de Villarrobledo. Pero la actividad carlista en territorio castellanomanchego finalizó con el Convenio de Vergara.

Isabel Ii Espaa

En lo que se refiere al asentamiento del Estado Liberal, la primera medida que afectó al territorio fue la reforma de Javier de Burgos. Así, surgió la región de Castilla la Nueva, formada por Madrid, Toledo, Guadalajara, Ciudad Real y Cuenca, quedando Albacete en la región de Murcia. Además, la organización territorial se vio afectada por la reforma judicial, creándose la Audiencia Territorial de Albacete, que integraba las audiencias provinciales de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Murcia.

Además, el territorio castellanomanchego se vio afectado por los dos grandes procesos desamortizadores de Mendizábal y Madoz. El primero de ellos afectó sobre todo a la provincia de Toledo, mientras que la de Madoz afectó fundamentalmente a Toledo y Ciudad Real.

En lo que se refiere a la evolución política, la actitud generalizada en el territorio castellanomanchego fue de retraimiento, aceptando los diversos cambios políticos que se produjeron a raíz de los diversos pronunciamientos y revoluciones que hubo. Sólo hubo intervención activa en dos momentos: Tras el Motín de la Granja de 1836 se formaron Juntas Directivas Constitucionales en Albacete y Ciudad Real. En la Revolución de 1868 se formaron juntas revolucionarias en todas las capitales de provincia, además de en poblaciones como Almagro, Alcázar de San Juan y Villanueva de los Infantes.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar