• 2.jpg

Isabel II comenzó a ejercer la práctica política como reina de España, gracias al beneplácito de las cortes, en otoño de 1843 cuando contaba con 13 años de edad. Sus 25 años de reinado estuvieron caracterizados por variados acontecimientos que se pueden resumir en: Las luchas políticas entre las distintas tendencias liberales: los moderados o conservadores y los progresistas, exaltados o radicales. Con Isabel II predominó la tendencia conservadora. La participación activa en política de la reina y los generales del ejército, éstos últimos fueron garantía del mantenimiento del orden liberal frente al carlismo y la revolución social.

Isabel II comenzó a ejercer la práctica política como reina de España, gracias al beneplácito de las cortes, en otoño de 1843 cuando contaba con 13 años de edad. Sus 25 años de reinado estuvieron caracterizados por variados acontecimientos que se pueden resumir en: Las luchas políticas entre las distintas tendencias liberales: los moderados o conservadores y los progresistas, exaltados o radicales. Con Isabel II predominó la tendencia conservadora. La participación activa en política de la reina y los generales del ejército, éstos últimos fueron garantía del mantenimiento del orden liberal frente al carlismo y la revolución social.

La Década Moderada:

Algunos datos biográficos sobre la Reina Isabel II:

Isabel fue la primogénita del rey Fernando VII y su cuarta mujer María Cristina de Borbón.

Había nacido en Madrid en 1830.

A finales del año 1833 Isabel se convirtió en reina de España, tras el fin de las regencias de su madre y el general Espartero, inaugurando diez años de moderantismo cuyos datos políticos más sobresalientes fueron los siguientes:

Sus más estrechos colaboradores militaban en la ideología liberal moderada y fueron Bravo Murillo, Istúriz o Narváez.

El comienzo de la segunda guerra Carlista (1845-1860):

Fue una continuación de la primera y en ella se enfrentaron prácticamente los mismos bandos: Los partidarios de Isabel II o isabelinos, que en su mayoría eran individuos de ideología liberal en sus variadas tendencias. Y los carlistas o realistas que apoyaban a su primo Carlos VI, hijo de Carlos María Isidro, que profesaban un absolutismo recalcitrante.

La principal causa del conflicto fue de nuevo la oposición al gobierno isabelino de Carlos María Isidro y su hijo, que fue nombrado Carlos VI.

Los principales hechos se produjeron en Cataluña y se tornaron, salvo casos puntuales, favorables al ejército isabelino.

La elaboración de dos nuevas constituciones:

La primera fue la de 1845: fue elaborada por las Cortes Constituyentes (Isabel II bajo la influencia de los liberales moderados como Narváez), constaba de 80 artículos, sus sujetos de soberanía eran el rey y las cortes, poseía un carácter conservador, las cortes eran bicamerales (senado y congreso de los diputados) y no existía separación de poderes.

La segunda, el proyecto constitucional de Bravo Murillo (1852): fue elaborado por el presidente del gobierno Bravo Murillo, constaba de 42+182 artículos, su sujeto de soberanía no se indicaba, poseía un carácter conservador, las cortes eran bicamerales (senado y congreso de los diputados) y existía una preponderancia del poder ejecutivo.

Además, en el campo legislativo se redactó el Código Penal de 1848 y las leyes electoral (redujo considerablemente el número de electores) y municipal (posibilitó que el nombramiento de los alcaldes de ciertos municipios fuese realizado por el gobierno).

También se creó la Guardia Civil: el duque de Ahumada sustituyó la Milicia Nacional por la primera Guardia Civil en 1844.

Otro de los colaboradores de Isabel II, Istúriz, consiguió resolver su matrimonio casándola con Francisco de Asís, duque de Cádiz, personaje muy poco controvertido políticamente frente a otros candidatos que ya se perfilaban desde tiempo atrás.

Se produjo el surgimiento de un nuevo partido político, el demócrata, caracterizado por su defensa del sufragio universal. Dicho partido estaba integrado por seguidores del liberalismo radical.

Este período finalizó con la crisis de 1854:

Su causa fue el alzamiento del precio del grano y la persecución que el gobierno hizo de la prensa que aireaba la vida privada de la reina.

Acontecimientos: progresistas, demócratas y algunos moderados se unieron a través de los pronunciamientos militares de O’Donnell y Dulce en el Campo de Guardias el 28 de Junio de 1854; las tropas del gobierno respondieron en Vicálvaro, pero el resultado fue indeciso.

La crisis finalizó con el Manifiesto de Manzanares de Cánovas del Castillo, que provocó la aparición de juntas en todo el territorio peninsular que relegaron de sus puestos a los liberales moderados. Realmente se trató de un golpe de estado tras la publicación de dicho manifiesto, porque la reina se vio obligada a cambiar los miembros de su gobierno después de la aparición de las juntas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar