• 2.jpg

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Desde el episodio de las Abdicaciones de Bayona la sucesión de acontecimientos en España fue densa y complicada. La Guerra de Independencia fue uno de ellos. Ya la hemos estudiado desde un punto de vista, el gobierno de José I y el consecuente dominio francés. Ahora lo vamos a hacer desde otro, el de la resistencia española, a la que ya aludimos anteriormente.

Desde el episodio de las Abdicaciones de Bayona la sucesión de acontecimientos en España fue densa y complicada. La Guerra de Independencia fue uno de ellos. Ya la hemos estudiado desde un punto de vista, el gobierno de José I y el consecuente dominio francés. Ahora lo vamos a hacer desde otro, el de la resistencia española, a la que ya aludimos anteriormente.

La coordinación de la resistencia en la Guerra de Independencia: las Juntas. El conflicto conocido como Guerra de Independencia enfrentó a dos bandos diametralmente opuestos:

De un lado se encontraban las tropas napoleónicas, los miembros del gobierno de José I y los afrancesados (españoles seguidores de Napoleón y su ideario político).

De otro, el ejército real español, descompuesto tras las idas y venidas de Carlos IV y Fernando VII, y la población española contraria a gobiernos incompetentes y presencias extranjeras como las de las tropas francesas. Precisamente del segundo bando surgieron las Juntas, concretamente de la población española descontenta con la situación existente. Debemos señalar que fueron ellas las que dirigieron la resistencia más feroz a los franceses y afrancesados.

Constitucion 1812 Pepa

Las Juntas estaban compuestas por:

  • Las Juntas Provinciales: Eran organismos provinciales formados por individuos de alto nivel social. Fueron creadas con el fin de defender sus territorios inmediatos.

  • Y la Junta Central: Era el organismo estatal del que formaban parte representantes de cada una de las Juntas Provinciales, estando presidido por el conde de Floridablanca primero y el marqués de Astorga después. Fue creada con el fin de coordinar la acción bélica. Su sede se trasladó de Madrid a Sevilla por el avance de Napoleón y a la muerte de Floridablanca a Cádiz. Entre sus proposiciones más relevantes estuvieron la de creación de un gobierno de regencia que considerase como rey a Fernando VII, que no prosperó, y varios debates encaminados a la celebración de unas Cortes, que fueron efectivas el 1 de Marzo de 1810.

  • Las Cortes. Como ya hemos advertido, fueron las Juntas las que propusieron la creación de unas Cortes en España en época de guerra opuestas al régimen napoleónico. En dichas Cortes se reunieron por primera vez individuos que sin miedo empezaron a adoptar los esquemas básicos de la filosofía del Liberalismo, aunque no siempre fueron mayoría. Ésta ya era un vieja conocida en Europa, sobre todo a partir de la Revolución Francesa de 1789, pero en España Carlos IV la vetó por lo que para la monarquía podía suponer su conocimiento. De modo general se puede recalcar que las Cortes en España en este período de conflicto permanente pasaron por dos etapas claramente diferenciadas.

Primera etapa: las Cortes Liberales:

  • Fijaron su sede en Cádiz y se reunieron por primera vez en 1 de Marzo de 1810.
  • Estaban compuestas en su mayoría por individuos educados en la Ilustración que trabajaban en profesiones liberales (abogados, comerciantes, profesionales, etc.), así como un centenar de eclesiásticos y unos cincuenta miembros de la aristocracia.
  • Entre sus decisiones más relevantes podemos destacar dos: Por un lado, la elaboración de decretos de carácter liberal como fueron:
  • La abolición de los señoríos jurisdiccionales o régimen señorial, es decir, la eliminación del poder que los nobles ejercían sobre sus tierras que mermaban la capacidad de actuación de los distintos gobiernos.
  • La extinción de la Mesta.
  • La declaración de la libertad de trabajo, producción, contratación y comercio, que supuso la desaparición de los gremios y la aparición de la libre propiedad.
  • La proclamación de la libertad de prensa.
  • La supresión de la Inquisición y la puesta en práctica de medidas que perseguían la reforma de la Iglesia, para procurar un reparto justo de sus tierras y bienes, aligerar su administración, etc. Por otro, la redacción de la primera Constitución en España, la de Cádiz o la “Pepa” de Marzo de 1812:
  • Fue aprobada tras arduos debates bajo la presidencia de las Cortes de Muñoz Torrero.
  • Constaba de 384 artículos en los que se explicitan las siguientes ideas:
  • En el preámbulo de la misma se afirmaba que la soberanía residía esencialmente en la nación, se establecía la división de poderes y se declaraba al estado como una monarquía hereditaria y moderna.

A continuación se marcaban las siguientes disposiciones:

  • El poder ejecutivo lo ejercía el rey y él mismo elegía un cuerpo de secretarios.
  • Las Cortes limitaban tímidamente su poder absoluto.
  • El poder legislativo residía en las Cortes con el rey, es decir, las Cortes elaboraban las leyes y el rey las sancionaba y promulga, permitiéndosele el derecho a veto dos veces como máximo en tres años.
  • Los miembros de las Cortes eran elegidos por sufragio restringido (varones mayores de 25 años con una cierta renta).
  • El poder judicial pertenecía a los tribunales y se reconocían dos fueros, uno militar y otro eclesiástico.
  • También se reconocía España como un estado confesional basado en la religión católica.
  • Se instituía un ejército permanente supeditado a las Cortes. Administrativamente España que-daba dividida en provincias.

Segunda etapa, las Cortes Absolutistas:

  • Fijaron su sede inicial en San Fernando (Cádiz), pero terminaron trasladándose a Madrid, y se reunieron por primera vez en 13 de Septiembre de 1813.
  • Estaban compuestas por individuos educados en distintas ideologías políticas, no siendo en su mayoría liberales.
  • Entre sus decisiones más relevantes estuvo su frontal rechazo a la Constitución de 1812 y a los decretos aprobados, coincidiendo con el regreso de Fernando VII.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar