• 2.jpg

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Ilustración es un término usado para describir las tendencias en el pensamiento y la literatura en Europa y en toda América durante el siglo XVIII previas a la Revolución Francesa. El término fue empleado con mucha frecuencia por los propios escritores de este periodo, convencidos de que emergían de siglos de oscuridad e ignorancia a una nueva edad iluminada por la razón, la ciencia y el respeto a la humanidad. Por ello al siglo XVIII también se le conoce como el Siglo de las Luces.

Ilustración es un término usado para describir las tendencias en el pensamiento y la literatura en Europa y en toda América durante el siglo XVIII previas a la Revolución Francesa. El término fue empleado con mucha frecuencia por los propios escritores de este periodo, convencidos de que emergían de siglos de oscuridad e ignorancia a una nueva edad iluminada por la razón, la ciencia y el respeto a la humanidad. Por ello al siglo XVIII también se le conoce como el Siglo de las Luces.

Los precursores de la Ilustración pueden remontarse al siglo XVII e incluso antes, con pensadores como Descartes, Spinoza, Hobbes y Locke. La Ilustración adquirió especial desarrollo en Francia, con pensadores y filósofos como Montesquieu, Rousseau, Voltaire y Diderot y D’Alambert, autores estos últimos de la Enciclopedia. También destacaron otros como el alemán Kant, el inglés Hume y el estadounidense Jefferson.

Simbolo Ilustracion

En España, la Ilustración penetró a comienzos del siglo XVIII en parte gracias a la llegada de la dinastía Borbón, de origen francés. Decisiva fue también la obra del fraile Benito Jerónimo Feijoo, el pensador crítico y divulgador más conocido durante los reinados de los primeros reyes Borbones. Escribió “Teatro crítico universal” y “Cartas eruditas”, en los que trató de recoger el conocimiento teórico y práctico de la época.

Pero cuando mayor desarrollo tuvo la Ilustración en España fue con Carlos III, el “rey ilustrado”. Fueron muchos los españoles y americanos que viajaban a Francia por motivos de estudio e instrucción y los dirigentes políticos de la época, como el conde de Aranda, el conde de Campomanes y el conde de Floridablanca, que promovieron y frecuentaron el trato con los pensadores y filósofos de las nuevas ideas ilustradas. Las vías de expresión fueron los periódicos, las universidades y las florecientes Sociedades de Amigos del País.

Entre los españoles ilustrados destacaron: Isidoro de Antillón, geógrafo e historiador; Francisco Cabarrús, crítico y cronista de su tiempo; Juan Meléndez Valdés, que hizo de la Universidad de Salamanca un polo de atracción ilustrada; Gaspar Melchor de Jovellanos, político y reformador con su Informe para la Reforma Agraria; Valentín de Foronda, embajador y economista; el dramaturgo Fernández de Moratín con obras como “El sí de las niñas”. Este desarrollo de la Ilustración con Carlos III se debió a que con este rey se desarrolló el llamado Despotismo Ilustrado, tendencia existente en toda Europa. Este Despotismo Ilustrado pretendía aunar los principios de poder político absoluto del rey con algunas de las ideas reformistas ilustradas. Así, Carlos III tendrá algunos colaboradores ilustrados como Cabarrús, Jovellanos y Olavide. Sin embargo, los déspotas ilustrados no aceptaron las ideas políticas de la ilustración, como la Separación de Poderes de Montesquieu y el principio de Soberanía Nacional de Rousseau.

En lo que respecta al ámbito castellano-manchego, en los diversos ámbitos, la evolución fue la siguiente: La economía, la agricultura siguió siendo el sector dominante y determinante; aún así, los métodos agrícolas y ganaderos no variaron sustancialmente respecto a los modos tradicionales (cereal, vid, olivo y cabañas trashumantes). La industria textil conoció serios avances, sobre todo con la iniciativa estatal de la Real Fábrica de Paños de Guadalajara. El comercio se benefició de la mejora de las comunicaciones, especialmente con Madrid y Andalucía. La población creció, de los tres cuartos al casi millón de habitantes, y se consolidaron los grandes poblachones manchegos tan típicos entre el Tajo y el Guadiana, mientras que las principales ciudades intentaron recuperarse de la sangría sufrida por la masiva emigración a la corte madrileña. La sociedad, el bloque nobiliario y eclesiástico mantuvo su tradicional situación de preeminencia, basada en un todavía vigoroso régimen señorial.

En el ámbito administrativo, se avanzó en la identidad de toda esta zona al crearse la gran provincia de La Mancha en 1718, que no sólo otorgó entidad propia a las tierras manchegas respecto a las toledanas, sino que marcó un hito territorial que será fundamental dos siglos y medio más tarde a la hora de crear el ente autonómico actual; mientras, gran parte de la provincia de Albacete siguió vinculada al reino de Murcia por razones estratégicas, mientras que Guadalajara continuó su satelización respecto a Madrid. En el aspecto cultural han de ser mencionadas las Sociedades Económicas de Amigos del País, clubes patrióticos de fomento de la riqueza que sirvieron de correa de transmisión de los ideales reformistas del gobierno y que fueron sostenidos por los elementos más activos y comprometidos de la sociedad (profesionales liberales, funcionarios, clérigos ilustrados, burgueses, etc.), y que surgieron por doquier, derivando muchos de ellas en Juntas de Caridad y Beneficencia que pervivieron largo tiempo.

En todo caso, aparte de gran cantidad de manifestaciones artísticas del tardobarroco y del neoclasicismo, toda la vida cultural podría resumirse en la actuación del cardenal Francisco Antonio de Lorenzana (arzobispo primado de Toledo, 1772-1800), cuya labor fue ingente: instituciones sociobenéficas, revitalización litúrgica (rito mozárabe), impulso universitario, amplio programa constructivo, levantamiento de descripciones geográficas y conformación de una impresionante biblioteca que será el germen de la Biblioteca Regional de Castilla-La Mancha.

Comentarios  

#1 anonimus 08-08-2017 23:23
Hola, ¿alguien me podría explicar el símbolo por favor?
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar