• 2.jpg

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

La Monarquía Hispánica de la Modernidad se conformó cuando los dirigentes políticos de los principales reinos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, se unieron en matrimonio y sometieron a su autoridad todos sus territorios. Hay un conjunto de antecedentes, en la llegada al poder de ambos reyes, los católicos, que debemos tener en cuenta inicialmente:

La Monarquía Hispánica de la Modernidad se conformó cuando los dirigentes políticos de los principales reinos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, se unieron en matrimonio y sometieron a su autoridad todos sus territorios. Hay un conjunto de antecedentes, en la llegada al poder de ambos reyes, los católicos, que debemos tener en cuenta inicialmente:

Isabel alcanzó el trono de la Corona de Castilla tras vencer en una guerra por la sucesión a su sobrina Juana, hija de su hermano Enrique IV. Veamos cómo acontecieron los hechos: en principio Juana había sido declarada legítima heredera; con el tiempo se hizo más fuerte el rumor de que no era hija del rey sino de un noble portugués, por lo que Enrique IV, por el tratado de Toros de Guisando (1468), juró entonces como heredera a su hermana Isabel; más tarde, la noticia del matrimonio de Isabel con el heredero aragonés Fernando enfureció a Enrique IV que se desdijo, volviendo a situar a su hija en el primer puesto de la línea sucesoria; finalmente a la muerte de Enrique IV Isabel asumió el trono de Castilla como Isabel I, teniendo que enfrentarse en una guerra con la heredera legítima, su sobrina Juana, a la que venció en 1479.

Reyes Catolicos

La asunción del poder por Fernando en Aragón fue menos complicada: su padre, Juan II, después de sucesivos enfrentamientos con su hijo Carlos, hermanastro de Fernando, consiguió que la Corona le fuese cedida a Fernando en 1479, que pasó a llamarse Fernando II de Aragón. Fue en 1469 cuando los herederos de las dos Coronas contrajeron matrimonio, aunque su labor gubernamental no se inició hasta 1474, fecha en la que se produjo la muerte de Enrique IV, ajustándose a una serie de parámetros que convirtieron su monarquía en un régimen político claramente autoritario.

La unificación territorial, que se llevó a cabo con:

Una crucial guerra con Granada, de 10 años, que culminó el día 2 de Enero de 1492 con la incorporación del último reducto islámico a territorio cristiano, el reino nazarí de Granada.

Un tratado con Francia, el de Barcelona, que reportó los territorios de Rosellón y Cerdaña.

La ocupación de Navarra por el duque de Alba, que anexó dicho territorio a la Corona de Castilla. Y una política matrimonial acertada y de resultados futuros: los Reyes Católicos casaron a todos sus hijos con los herederos de Portugal, el Imperio e Inglaterra.

El fortalecimiento del poder real mediante:

La Concordia de Segovia, documento que establecía las atribuciones y papeles que debían jugar Isabel y Fernando respecto a Castilla, convirtiéndose éste último en rey consorte.

La creación de una serie de instituciones para ejercer mejor el poder como las Audiencias o Chancillerías (tribunales para administrar justicia), los Consejos de Gobierno (encargados de ayudar en sus tareas de gobierno a los monarcas), los Virreyes (representantes de los reyes en los distintos reinos de la monarquía), la Hacienda Real (para controlar los ingresos y los gastos) y un Ejército permanente.

El sometimiento político de la nobleza, aunque respetando su poder económico y sus privilegios.

El uso de la religión cristiana como instrumento unificador de sus súbditos: Por ello se produjo la expulsión de judíos en marzo de 1492 y la obligación de convertirse al cristianismo a los musulmanes que no salieron de la península tras la conquista de Granada. Además el rey Fernando fue nombrado maestre de las órdenes militares españolas y se le concedió el Privilegio de Presentación (facultad que le permitía proponer candidatos al Papa para ejercer como obispos).

Y una política exterior consistente en:

La incorporación de Nápoles y el Milanesado en Italia tras sendos enfrentamientos en Francia.


La ocupación de diversas plazas en el norte de África como Melilla, Orán, Bugía o Trípoli. También se reafirmó el poder en las Islas Canarias, bajo soberanía castellana desde inicios del XV.


La integración de América tras la conquista de Colón

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar