• 2.jpg

John Dalton (1766-1844) nació en Eaglesfield, en la región de Cumbria. A pesar de ser hijo de un humilde tejedor contó con una sólida formación, como la mayoría de los miembros de la Society of Friends (grupo religioso protestante denominado cuáquero o Sociedad de los Amigos).

John Dalton

El abuelo de Dalton fue el primer miembro de la familia que se convirtió a esta creencia religiosa. Este grupo lo había fundado un zapatero inglés de nombre George Fox en 1650. Entre 1654 y 1656 los cuáqueros se introdujeron también en los Estados Unidos. Su doctrina está basada en el espíritu liberal y pacifista, la igualdad entre las diferentes clases sociales, el trabajo como forma de progreso y en la importancia que debe darse a la educación de los niños.
 
La gran eficacia del sistema de escolarización y enseñanza de los cuáqueros garantizó que recibiera una buena educación. Hemos de tener en cuenta que en esa época sólo uno de cada 215 ingleses sabía leer. A los doce años, él mismo empezó a enseñar a los niños de su pueblo y en su adolescencia poseía ya los conocimientos suficientes de geometría para poder estudiar los Principia de Newton.
 
Las necesidades económicas de la familia hicieron que a los 15 años se trasladara a Kendal, en la región de los Lagos, donde su hermano mayor ya trabajaba como profesor en la escuela de uno de sus primos, en la que se impartía griego, latín, francés y matemáticas. Dalton ejercerá allí también de profesor. Esta escuela se había construido y equipado con dinero cuáquero y poseía una biblioteca nada despreciable, en la que se podían encontrar textos tan importantes como los Principia de Newton, las Tablas Astronómicas de Halley, la Historia Natural de Buffon, seis volúmenes de diferentes trabajos de Boyle, etc.
 
También había varios instrumentos como un telescopio, un microscopio o una bomba de vacío. Los hermanos se hicieron cargo de la dirección del centro cuando su primo lo abandonó. Documentos encontrados de esa época demuestran que en algunas ocasiones llegaron a tener hasta sesenta alumnos matriculados. Allí siguió profundizando en sus conocimientos de matemáticas y comenzó el estudio de la filosofía natural newtoniana y el de los trabajos de Boyle y Boerhaave, animado por el estudioso cuáquero invidente John Gough, que también poseía una importante biblioteca, a la que Dalton pudo sin duda acceder.

 
Durante su estancia en Kendal, Dalton publicó varios artículos en revistas divulgativas tituladas:
 
El diario de las damas, o almanaque femenino..., conteniendo nuevos progresos en artes y ciencias, y varios detalles entretenidos diseñados para el uso y la diversión del bello sexo.
 
El diario de los caballeros, o repositorio matemático..., conteniendo varios detalles útiles y entretenidos peculiarmente adaptados para los caballeros ingeniosos ocupados en el ameno estudio y práctica de las matemáticas.
 
El receptáculo científico; conteniendo problemas, soluciones, preguntas, enigmas, acertijos, charadas, anagramas, etc.
 
 
Además, en estas revistas contesta a muchas cuestiones planteadas por los lectores no sólo de índole científica, sino también sobre otros muchos temas como utilización del anillo en el matrimonio, el divorcio, la amistad, el amor, las segundas nupcias o la inmortalidad.
 
Se interesó también por la meteorología, dadas las muy cambiantes condiciones climáticas de la zona. Las anotaciones que fue recopilando durante cinco años se publicaron en el libro Meteorological Observations and Essays (Observaciones y Ensayos Meteorológicos) en 1793. Ese mismo año, por recomendación de Gough, Dalton se trasladó a Manchester para trabajar como profesor de matemáticas y filosofía natural en el New College, una academia independiente que se haría muy famosa y que inicialmente se denominó Academia Warrington y en la que los alumnos se seleccionaban exclusivamente por sus méritos académicos, al margen de cualquier creencia religiosa, muy al contrario de lo que ocurría en las universidades tradicionales, donde sólo eran admitidos los alumnos anglicanos.
 
En ella había enseñado Priestley entre 1761 y 1767. Aunque el New College se trasladó de Manchester a York en 1803, Dalton, que se encontraba muy a gusto en Manchester, permaneció allí hasta el final de su vida trabajando como profesor particular y como asesor industrial.
 
Puede parecer extraño que Dalton tomase esta decisión, pero en aquel entonces existía una clase media industrial en Manchester que demandaba profesores particulares para sus hijos, y éstos estaban muy bien pagados. El alumno más famoso de Dalton fue el físico James Prescott Joule, hijo de un fabricante de cerveza. Pero ésta no fue la única razón que le hizo quedarse, pues la Literary and Philosophical Society de Manchester, de la que Dalton fue secretario desde 1800 hasta 1817, y presidente desde 1817, le permitía dar a conocer su trabajo científico. Allí pronunció su primera conferencia en 1794, acerca de la incapacidad para distinguir los colores, que él mismo se diagnosticó (más tarde conocida como daltonismo) y allí continuó pronunciando conferencias hasta su muerte.
 
Durante sus 50 años de residencia en Manchester, siempre se alojó muy cerca de la biblioteca Pórtico, de la que era asiduo visitante, y de la sede de la Society. Nunca llegó a casarse, según él, porque ‹‹no tenía tiempo para ello››. De una viuda por la que se sintió especialmente atraído escribió:
 
‹‹Durante mi cautiverio –que duró una semana– perdí el apetito y tuve otros síntomas de esclavitud, como el discurso incoherente, etc. Pero, felizmente, hoy he recuperado mi libertad››.

 
Sus investigaciones las llevó a cabo en un laboratorio que instaló en una habitación del edificio de la Society. Además, la mayoría de los aparatos que utilizaba se los construía el mismo y resultó ser un hábil experimentador. Cuando se celebró el primer centenario del enunciado de la teoría atómica, se publicó una colección de fotografías de las piezas más importantes de este laboratorio y en el año 1936 fueron expuestos en la sede de la Society. Desgraciadamente, éstos y sus manuscritos se perdieron durante el ataque aéreo que sufrió la ciudad el 23 de diciembre de 1940.
 
Con el tiempo, a Dalton le iba resultando cada vez más difícil mantenerse al tanto de todo lo que se iba publicando sobre química, tanto en el continente europeo como en su país. En 1839 tuvo que afrontar el rechazo de un artículo suyo sobre fosfatos y arseniatos por parte de la Royal Society, que argumentó en su contra que Thomas Graham había publicado con anterioridad un estudio mejor de estas sales. A pesar de ello, dado que era un hombre tenaz e inteligente, siguió siendo muy respetado por la comunidad científica. Además, estaba muy bien respaldado por otros miembros de la red cuáquera que pertenecían al mundo de las finanzas. A pesar de su demostrado antianglicanismo, que le granjeó importantes enemigos, recibió en 1832 junto a Michael Faraday y el botánico Robert Brown, un título honorífico de la Universidad de Oxford.
 
Un año después el gobierno le asignó una pensión vitalicia por méritos civiles y en 1834 la Universidad de Edimburgo le otorgó otro título honorífico. En 1837 sufrió una parálisis de la que se recuperó parcialmente. Era un hombre de costumbres fijas, abstemio, pero fumador empedernido y acudía todos los jueves a jugar una partida de bolos a la posada “The Dog and the Partridge”. La ciudad de Manchester le dispensó el último reconocimiento celebrando de manera oficial su funeral; sus restos descansan en el cementerio de Ardwich en dicha ciudad.
 
 
John Dalton formula la pregunta crítica
 
Al estudiar los resultados experimentales de Proust, el químico inglés John Dalton (1766 - 1844) se preguntó el porqué de los resultados de Proust. Este fue su razonamiento para un caso específico, el del carbonato de cobre, donde la proporción en pesos en que se combinan el cobre, oxígeno y carbono es 5 : 4 : 1.
 
¿No será que la partícula de oxígeno pesa cuatro veces más que la de carbono, y la de cobre, cinco veces más que ésta?

 
John Dalton (1766 – 1844), le dio un carácter científico, cuantitativo a la teoría atómica postulada por los filósofos Demócrito y Leucipo.

En teoría, para modificar la proporción del carbonato de cobre habría que quitar un trozo a una de las tres partículas... pero ya estaba demostrado que las proporciones no podían alterarse. Esto significa que es imposible romper las partículas. Así, Dalton concluye que eran indivisibles, tal como lo había postulado Demócrito 2000 años atrás.
 
 
Los átomos de cada elemento, según Dalton, son distintos, pero los átomos de un mismo elemento son todos idénticos.
 
Al niño Dalton se lo tenía por genio. A los doce años de edad, abrió su escuela en un granero vacío y la gente acudió encantada: conocía su facilidad para resolver problemas matemáticos a gran velocidad; su destreza para fabricar aparatos para hacer experimentos; en suma, su brillante inteligencia.
 

Dalton veía casi todo de un tono gris:
 
Agreguemos que tenía un defecto visual:lo veía casi todo de un tono grisáceo, cuestión bastante grave para un químico. En 1832, al terminar su doctorado, fue llamado en audiencia por el rey de Inglaterra, Guillermo IV. Era costumbre vestir con túnica roja escarlata, color prohibido entre los cuáqueros. Sus amigos lo engañaron; efectivamente vistió de rojo escarlata, pero él creyó que su túnica era de un sobrio color gris. Hoy se llama daltonismo a esta afección.
 

No todo es verdad
 
La obra de Dalton, que contenía algunos errores atribuibles a su deficiente equipo experimental, fue revolucionaria para su época y desencadenó varias líneas de investigación. Así, el conocimiento sobre la materia se profundiza paulatinamente, con el aporte de muchos científicos. A diferencia de otros grandes científicos, Dalton fue reconocido en vida, gozando del aplauso de sus compatriotas.
 
 
Y llegamos a 1900: se descubre que el átomo está formado por partículas aún más pequeñas, lo que supuso una revolución en el campo de la física. Y cuando se extrajo energía del interior del átomo para producir energía atómica no sólo cambió la ciencia... ¡cambió el curso de la Historia!
 
 
La teoría atómica de Dalton (1803)
 
Uno de los méritos de Dalton es haber dado soporte experimental a las ideas que Demócrito planteó en términos filosóficos.
 
 
La teoría atómica de Dalton puede resumiese en los siguientes puntos:
 
La materia está constituida por partículas -átomos- indivisibles e indestructibles.
 
El átomo es la más pequeña partícula de un elemento.
 
Los átomos de un mismo elemento son todos idénticos.
 
Los elementos difieren entre sí porque los átomos de unos y otros no son iguales.
 
Los átomos de los elementos se combinan para formar los átomos de un compuesto (hoy decimos moléculas de un compuesto en lugar de átomos de un compuesto).
 
Sólo átomos enteros, y no fracciones de ellos, reaccionan con otros átomos.

 

Comentarios  

#1 TOMAS LEMA-CDO- 26-11-2014 21:21
Increíble tema la verdad que me parece muy interesante, siempre es bueno aprender sobre la vida de un físico y químico al que se le debe la formulación moderna de la teoría atómica.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar