Siglo XIX: De la Sociedad Estamental a la Sociedad de Clases

Pin It Button

A lo largo del siglo XIX España experimentó un notable aumento de su población, al pasar de aproximadamente 11 millones de habitantes a casi 19 a finales de la centuria. Este proceso de explosión demográfica fue debido fundamentalmente al descenso de la mortalidad catastrófica y estuvo acompañado de un evidente crecimiento de las ciudades.

Sociedad Estamental

Además en el siglo XIX la sociedad estamental dio paso a una sociedad de clases, en la que la jerarquía social se organizaba en función a la riqueza. Era una sociedad abierta y dinámica ya que en teoría permitía la movilidad o promoción social, pero a efectos prácticos mantuvo en buena medida las desigualdades de la sociedad de estamentos: minoría extremadamente rica y amplísima mayoría muy pobre.

Los grupos sociales que se afianzaron durante el siglo XIX fueron los siguientes: La antigua aristocracia o nobleza.

Los nobles siguieron teniendo poder e influencia a lo largo del siglo XIX. De hecho, la nobleza salió reforzada en la revolución liberal al mantener su patrimonio o engrandecerlo con los bienes desamortizados. A la vieja nobleza se sumó la nueva nobleza titulada (burgueses enriquecidos que compraban títulos nobiliarios).

La burguesía:

Éste fue un grupo heterogéneo y plural caracterizado por su espíritu emprendedor y empresario. Dentro de ella había una alta burguesía (poseedora de importantes fortunas), una comercial, una industrial, una financiera y una agraria.

Las clases medias:

Fueron un grupo minoritario pero en crecimiento a lo largo del siglo XIX. Dentro de ella se incluían dos grupos:

  • La clase media urbana: clase numerosa e influyente compuesta por comerciantes, dueños de talleres, funcionarios, profesionales liberales, etc.

  • La clase media rural: de ella formaban parte campesinos poseedores de propiedades pequeñas.

Las clases populares constituían la mayoría de población del país y se dividían en varios grupos:

El campesinado: suponían un 75% del total de la población y de ellos la mayoría eran jornaleros, que no poseían tierras y vivían en condiciones miserables.

Las clases bajas urbanas: eran trabajadores del sector servicios, artesanos y obreros industriales.

Los marginados: los componían mendigos, vagabundos, presidiarios y enfermos.

En relación con la expansión del número de obreros industriales, se produjo en este siglo en España el nacimiento del Movimiento Obrero. Tras las primeras experiencias asociativas en el seno del textil catalán, a partir de 1868 surgieron los primeros grupos de tendencia anarquista relacionados con la Asociación Internacional de Trabajadores o Iª Internacional. En 1870 se fundó la Federación de la Región Española o FRE de ideología anarquista que fue disuelta y sustituida por la Federación de Trabajadores de la Región Española o FTRE, desarticulada en 1881 tras los sucesos de Mano Negra. Dentro del movimiento obrero también destacó el surgimiento de las organizaciones de carácter marxista: el PSOE en 1879 y UGT en 1888.


Escrito por:
Mis Webs: Consejos de Seo, Windows, Linux y Mac | Recetas de Cocina Casera