Anuncio 1:

Las principales teorías de la evolución

Creacionismo: Esta corriente fue defendida en el siglo XVII por J. Ussher, arzobispo de Armagh (Irlanda), teniendo en cuenta las generaciones reflejadas en la Biblia y las de la historia moderna fijó la fecha de creación de la Tierra con una gran precisión en el 23 de octubre del 4004 a C.

El principal biólogo del siglo XVIII, K. von Linné, contribuyó a la ciencia con su sistema de clasificación para todos los seres vivos, describió plantas y animales a partir de la apariencia física y los clasificó agrupándolos según el grado de similitud. Utilizó un sistema para encuadrarnos en la especie Homo Sapiens provocando una gran polémica en ese momento, pues implicaba que el hombre formaba parte de la naturaleza y no eran una creación divina.
 
J.B. Lamarck fue el primer evolucionista que a finales del siglo XVIII y XIX expuso públicamente sus ideas, pero su teoría sobre los procesos evolutivos era incorrecta ya que creía en la herencia de características adquiridas, es decir, que la evolución ocurría cuando un organismo usa una parte del cuerpo de tal forma que se altera durante su vida y este cambio es heredado por su descendencia.


Catastrofismo: Esta teoría fue defendida por Cuvier y sostenía que existieron catástrofes naturales, violentas y súbitas, de tal forma que los animales y plantas que vivían en las zonas donde ocurrieron esos eventos murieron y se instalaron en ella nuevas formas de vida procedentes de otras áreas.
 
Uniformismo: El inglés Ch. Lyell, constató que la teoría catastrofista de Cuvier estaba equivocada y afirmó que la Tierra debía de ser más antigua y que seguía estando sujeta al mismo tipo de fenómenos naturales que en el pasado la habían configurado.

Lyell defendió con abundantes pruebas la teoría de uniformismo, originalmente desarrollada en el siglo XVIII por el geólogo escocés J. Hutton. Éste sostenía que las fuerzas naturales que cambian actualmente la forma de la Tierra estuvieron operando en el pasado de la misma manera.

Evolucionismo: Charles Darwin, padre del evolucionismo, no fue en realidad el inventor de la idea ya que esta había sido expuesta incluso antes de su nacimiento. Sin embargo, él llevó a cabo la investigación para demostrar a la comunidad científica que tal evolución existió.

Tras el largo viaje a bordo del Beagel continuó su investigación y en 1859 publico su libro “El Origen de las Especies” que provocó una gran controversia entre los radicales religiosos y las pruebas aportadas por Darwin fueron tomadas como una traición puesto que los religiosos se consideraban creados por Dios. Por las mismas razones fue rechazada la idea de que hubiesen existido hombres prehistóricos, pero las pruebas arqueológicas comenzaron a aparecer, principalmente de mano de J. Boucher de Perther y en 1879 M. Sanz de Sautuola descubrió la cueva de Altamira.
 
El concepto de Hombre es diferente para los paleoantropólogos y prehistoriadores. Para los paleoantropólogos el punto de partida se situaría hace 70 ma cuando apareció la especie Purgatorius, sin embargo para los prehistoriadores se empieza a habla de Hombre, cuando el llamado Homo Hábilis inventa el útil, es decir, entre 2,4 y 1,8 ma.a Mientras que a los prosimios los encontramos en todos los continentes, teniendo su origen posiblemente en la Pangea, el origen del Hombre es fundamentalmente africano (Valle del Rift), extendiéndose posteriormente al resto de continentes.


 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto