Anuncio 1:

Los Ciclopes de la mitología griega

Los Cíclopes se representan como gigantes con un ojo en la frente. Se caracterizan por su fuerza y su habilidad con las manos. En la mitología griega habían tres ciclopes: Brontes, Estéropes y Arges, y sus nombres recuerdan a los del Trueno, el Relámpago y el Rayo. Habían sido encadenados, pero Zeus, que fue advertido por un oráculo, de que los necesitaba como aliados para conseguir la victoria frente a los Titanes, los liberó de sus cadenas.

Ellos en agradecimiento, le dieron a Zeus el trueno, el relámpago y el rayo; a Hades le entregaron el casco que lo hacía invisible y a Poseidón, su famoso tridente. Así con sus nuevas armas, los Olímpicos vencieron a los Titanes a y los encerraron en el Tártaro.
 
Más tarde, los Cíclopes pasan a ser considerados personajes secundarios, forjadores de las armas de los dioses. Habitan en las islas Eolias o en Sicilia, donde poseen una forja subterránea y trabajan haciendo mucho ruido. El resoplido de sus fuelles y el estruendo de sus yunques se escuchan retumbar en el fondo de los volcanes.
 
Ya en la Odisea son representados como seres salvajes y gigantescos. Vivían en cavernas y eran pastores. El cíclope que aparece en la historia de la Odisea es Polifemo.


 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto