Google Adsense 1

Técnicas utilizadas en el arte Paleolítico

Las imágenes representadas no formaban escenas y estaban asociadas con un nº abundante de signos abstractos y de carácter enigmático. Las técnicas utilizadas en el arte Paleolítico eran sencillas, aunque utilizadas con gran maestría y eficacia, lo que determinó representaciones de una alta calidad y perdurabilidad.

En el arte parietal hay que distinguir el que se encuentra en el interior de las cavidades, del realizado en sus bocas o en abrigos abiertos y el plasmado en estaciones plenamente al aire libre. El relieve se da más en estos últimos.
 
Las tres técnicas básicas empleadas en el arte parietal paleolítico son el grabado, el bajorrelieve y la pintura. Éstas se podían hacer aisladas o combinadas entre ellas. Es frecuente encontrar la combinación de un fino grabado lineal, a modo de esbozo, junto con pintura.
 
Hay una estrecha relación entre el trabajo en relieve y los grabados, como puede apreciarse en los modelados y grabados sobre o con arcilla. Algunas paredes de las cuevas aparecen recubiertas por películas de arcilla, restos de las corrientes de agua subterránea. Aquí los hombres prehistóricos también dejaron sus huellas artísticas. Breuil, consideró que los rastros de dedos en la arcilla (macaronis) que representan líneas sinuosas y simples siluetas de animales, serían uno de los elementos más antiguos.

>
El grabado:

El grabado es una incisión, un surco o entalladura generalmente sobre un soporte duro. Para realizarlo, el hombre paleolítico podía haber utilizado un buril o simples lascas u hojas de sílex. Si el soporte lo permitía, también se utilizaba la técnica del martillado.
 
Los hombres prehistóricos grababan las figuras con uno o varios trazos finos o profundos y luego las pintaban. En otras ocasiones, se hacía la silueta con pintura y se reforzaba el contorno con grabado. También se hacían raspados, estriados, sombreados o simples líneas para acentuar los volúmenes. Incluso se cubrían las paredes con una fina capa de arcilla de descomposición de la caliza con el fin de acondicionarlas para la elaboración de las pinturas.

 
Pintura:

Los hombres también pintaban las figuras sin emplear el grabado, silueteándolas mediante pincel, tamponado (un útil que actuaba como un tampón y que desarrollaba un trazo discontinuo), con trozos de carbón vegetal o los dedos.
 
Los colores básicos eran el negro (obtenido del manganeso y el carbón), el rojo (óxidos de hierro u ocre amarillo o limonita), y el color amarillo (variedades de arcilla o de limonita).
 
Se ha constatado una amplísima gama de tonalidades según el tipo de colorante utilizado, mezclas realizadas, disolución del pigmento, cantidad o el modo de aplicación. Además hay que tener en cuenta su posterior degradación a lo largo de los milenios. Se han constatado ciertos ocres que van desde el marrón hasta el anaranjado, e incluso blancos (hay un caso único como es la mano de Gargas). Estos colores se utilizaban en seco o mezclados con agua u otros aglutinantes, como plasma sanguíneo, grasa, agua, orina o clara de huevo.
 
Recientemente, M. Menu y Ph. Walter han llevado a cabo numerosos análisis de pigmentos de algunas pinturas de cuevas francesas y han demostrado que muchos de ellos estaban preparados con agIutinantes orgánicos, como aceites vegetales o grasas animales.
 
Las figuras solían ser de un solo color o rellenas de este único color. Para dar mayor sensación de modelado, se recurría a la bicromía (las figuras aparecen rellenas de pigmentos cuidadosamente sombreados mediante la combinación de dos colores en el mismo animal). La tricromía sólo aparece en los grandes conjuntos pictóricos de Altamira, Lascaux y Niaux, y son el resultado de diferentes matices y espesores de los colorantes, combinados con raspados y finas líneas grabadas. Raramente como en el caso del bisonte de Marsoulas (Francia) el interior de la figura estaba hecho a base de líneas de puntos.
 
 
Bajorrelieve:
 
La existencia de restos de pintura sobre algunos bajorrelieves (Venus de Laussel-Francia) indica que hubo ocasiones en que se aplicó pintura sobre ellas.
 
Los primeros grabados conocidos estaban hechos sobre lajas de piedra y proceden de los niveles auriñacienses del yacimiento de La Ferrassie (Francia). Eran siluetas de animales y vulvas femeninas grabadas con un surco único, continuo, profundo y ancho. Es posible que las incisiones anchas y toscas se hicieran mediante un útil grueso de sílex y punzón, mientras que los grabados superficiales y finos se podrían haber hecho con un buril o con una simple lasca con filo.
 
Las primeras esculturas en bajorrelieve estaban realizadas mediante hendiduras firmes, anchas y profundas. El modelado es bastante deficiente y a menudo los pechos, separación entre las piernas, vello púbico o pliegues del estómago aparecen realizados mediante simples surcos grabados. En determinados casos es realmente complicado diferenciar entre figuras grabadas profundamente y bajorrelieves superficiales como puede ser el caso de la leona de Les Combarelles (Francia) o los zoomorfos de la cueva de Isturitz (Francia).

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto