Anuncio 1:

El Gobierno del PP de José María Aznar (1996 – 2004)

En las elecciones de 3 de marzo de 1996, con una elevada participación, se produjo la victoria del PP tras más de 13 años de gobiernos socialistas. Sin embargo, dicha victoria fue más ajustada de lo esperado, al lograr sólo 156 diputados, frente a los 141 del PSOE. Eso produjo que el PP debiera de buscar el apoyo de los nacionalistas catalanes de CiU, vascos del PNV y canarios de CC. En virtud a esos acuerdos entre el PP y los nacionalistas, se estableció un nuevo sistema de financiación de las CC AA, que pasarían a tener el 30% del IRPF, frente al 15% que tenían desde 1993. Con ese acuerdo José María Aznar alcanzaba la presidencia del gobierno.

En las elecciones de 3 de marzo de 1996, con una elevada participación, se produjo la victoria del PP tras más de 13 años de gobiernos socialistas. Sin embargo, dicha victoria fue más ajustada de lo esperado, al lograr sólo 156 diputados, frente a los 141 del PSOE. Eso produjo que el PP debiera de buscar el apoyo de los nacionalistas catalanes de CiU, vascos del PNV y canarios de CC. En virtud a esos acuerdos entre el PP y los nacionalistas, se estableció un nuevo sistema de financiación de las CC AA, que pasarían a tener el 30% del IRPF, frente al 15% que tenían desde 1993. Con ese acuerdo José María Aznar alcanzaba la presidencia del gobierno.

A pesar de esos difíciles apoyos, el gobierno del PP fue estable, logrando agotar la legislatura y llegar hasta 2000. El eje central de la política del PP fue acabar con la crisis económica y permitir la entrada de España en la Unión Económica y Monetaria (UEM) de la UE para poder incorporar a España al Euro. Con una política económica de austeridad y beneficiada por el crecimiento económico internacional, España logró mejorar de forma importante su situación económica: el PIB creció a más del 3% anual, la inflación bajó al 2%, los tipos de interés bajaron al 4%, el déficit público bajó al 3% y la Deuda Pública al 68%. Eso permitió que España cumpliera los requisitos necesarios para poder ingresar en la UEM en 1999 y en 2002 en la zona Euro. Además, el desempleo bajó de forma notable, creándose casi tres millones de empleos y pasando la tasa de paro del 24% al 15% de la población activa.

Las principales medidas económicas adoptadas por el gobierno y promovidas por el ministro de Economía y Hacienda Rodrigo Rato, destinadas a favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo fueron:

La privatización de las empresas públicas (Repsol, Endesa, Telefónica, Iberia). La liberalización de los mercados del gas, electricidad y combustibles. La rebaja de impuestos, sobre todo el IRPF. La flexibilización del mercado laboral. Las elevadas inversiones públicas en obras e infraestructuras, a fin de completar la red de autovías y desarrollar una red nacional de ferrocarriles de alta velocidad

Además, el gobierno desarrolló distintas actuaciones en política exterior: En 1997 España se incorporó a la estructura militar de la OTAN. En 1999 España participó en las operaciones de bombardeo de Serbia en el contexto de la guerra de Kosovo, región de mayoría albanesa donde los serbios estaban llevando a cabo una brutal limpieza étnica. Se profundizaron las relaciones con los países iberoamericanos, al tiempo que se aplicó una política de dureza contra la dictadura cubana de Fidel Castro.

En política interior se profesionalizaron las Fuerzas Armadas, suprimiéndose el Servicio Militar Obligatorio (la “mili”) después de casi dos siglos de vigencia. Igualmente, se alcanzaron acuerdos importantes entre el PP y el PSOE, como el de Toledo, con el que se pretendía garantizar el sistema público de pensiones. Igualmente, se endureció la política antiterrorista, sobre todo tras finalizar la tregua declarada por ETA entre 1999 y 2000.

Sin embargo, debido a la necesidad de contar con los votos nacionalistas en el Congreso, el gobierno no pudo sacar otras medidas adelante, como la reforma del sistema educativo con la llamada “Ley de las Humanidades”, promovida por la ministra de Educación Esperanza Aguirre, que fracasó en 1998.

La segunda legislatura del PP: la mayoría absoluta 2000-2004:

Dados los logros del gobierno del PP, sobre todo de carácter económico y social, y la debilidad del PSOE, en las elecciones de 2000, por primera vez, un partido de centro-derecha lograba una amplia victoria por mayoría absoluta. El PP logró 183 diputados frente a los 125 del PSOE, su peor resultado desde 1979.

Durante su segunda etapa del gobierno y manteniendo buenas relaciones con CiU y CC aunque sin necesitarlos, el gobierno de Aznar trató de continuar la línea seguida durante su primera legislatura. Las actuaciones fundamentales fueron:

Se siguió la misma política económica, con Rato como ministro de Economía. La economía española continuó creciendo a un ritmo cercano al 4% del PIB. Eso permitió que, prácticamente por primera vez en nuestra Historia Contemporánea, el Estado tuviera un déficit 0%, lo que hizo que la Deuda Pública del Estado bajara del 50% del PIB. Eso permitió la bajada de impuestos con la rebaja del IRPF. Igualmente, la economía española continuó generando empleo, creándose unos tres millones de puestos de trabajo, con lo que la tasa de paro bajó al 10%, con unos 2 millones de parados y más de 17 millones de afiliados a la Seguridad Social. Sin embargo, al final de la legislatura comenzó a experimentar un fuerte aumento el precio de la vivienda. Se intentó asegurar el futuro del sistema de pensiones con la creación de un Fondo de Pensiones, donde se destinaría el superávit que tenía la Seguridad Social gracias al aumento de afiliados (actualmente el fondo tiene unos 60 mil millones de euros).

Se completó, en la práctica, la distribución de competencias entre el gobierno central y las CCAA: entre 2000 y 2002 el gobierno entregó las competencias en Educación y Sanidad a las Autonomías que no las tenían. Se estrechó el cerco contra ETA mediante medidas legales y policiales. Se firmó el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo entre PP y PSOE y se aprobó la Ley de Partidos para impedir la presencia en las instituciones de ETA y sus apoyos (Batasuna). Se aprobó la LOCE (Ley Orgánica de Calidad de la Educación). Pretendía corregir los problemas planteados por la LOGSE y aumentar la calidad del sistema educativo público. Se presentó el Plan Hidrológico Nacional, tras un acuerdo con las CCAA, para solucionar la falta de recursos hídricos del Levante español con el trasvase de agua del excedentario Ebro al sur del país. Ello permitiría acabar con el trasvase Tajo-Segura.

Sin embargo, una serie de hechos negativos marcaron esta segunda legislatura de Aznar: el hundimiento del petrolero Prestige en las costas gallegas, la huelga general convocada por los sindicatos en 2002 y, fundamentalmente, el apoyo diplomático dado por España a la intervención militar de EEUU y Reino Unido en Irak en 2003. Desde 1991 el régimen iraquí de Sadam Hussein estaba sometido al embargo por la ONU y estaba obligado a permitir la entrada de observadores de la ONU para vigilar su armamento. En 2001 se produjeron los atentados terroristas islamistas del 11-S en Nueva York y Washington.

A partir de ese momento el presidente de EEUU, George Bush, inició lo que llamó “guerra contra el terrorismo”. En 2001 fue atacado Afganistán, con el apoyo total internacional, derrocando al régimen proterrorista talibán. En 2003 promovió el ataque a Irak, que provocó la división de la opinión internacional entre los países que lo apoyaban y que se oponían. El gobierno de Aznar decidió alinearse junto a EEUU. Una vez acabada la guerra y derrocado Sadam Hussein, el gobierno español decidió enviar tropas españolas a Irak, al igual que había en Afganistán.

Ese apoyo dado por el gobierno español provocó que se acentuara la división entre el gobierno del PP y la oposición del PSOE, liderado desde 2001 por José Luis Rodríguez Zapatero. Las posturas se encresparon y tanto unos como otros endurecieron sus posiciones. En ese contexto se celebraron elecciones municipales y autonómicas en 2003, en las que prácticamente se repitieron los resultados de 1999, con una ligera victoria del PP.

El PP también agotó su segunda legislatura, celebrándose elecciones el 14 de marzo de 2004. Pero el candidato del PP no fue Aznar, que se comprometió a no estar más de ocho años en el poder, sino el vicepresidente Mariano Rajoy. La campaña fue cortada brutalmente por el atentado terrorista del 11-M de la estación de Atocha, en Madrid, que provocó casi 200 muertos. Tres días después, de forma inesperada, se producía la victoria del PSOE, con 164 escaños frente a los 148 del PP. José Luis Rodríguez Zapatero llegaba así a la presidencia del gobierno.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto