Anuncio 1:

Gobierno Provisional y Constitución de 1931

La proclamación de la IIª República en España a partir de 1931 fue consecuencia de los resultados obtenidos en las Elecciones Municipales del 12 de Abril. A ellas concurrieron candidatos de dos ideologías: seguidores de la Monarquía o monárquicos, y republicanos y socialistas. Y si en las áreas rurales los candidatos republicanos habían renunciado a presentarse como concejales, en las áreas urbanas los republicanos presentaron numerosas candidaturas y además consiguieron una amplia mayoría de los votos, ganando en consecuencia las elecciones.

Causas:

La proclamación de la IIª República en España a partir de 1931 fue consecuencia de los resultados obtenidos en las Elecciones Municipales del 12 de Abril. A ellas concurrieron candidatos de dos ideologías: seguidores de la Monarquía o monárquicos, y republicanos y socialistas. Y si en las áreas rurales los candidatos republicanos habían renunciado a presentarse como concejales, en las áreas urbanas los republicanos presentaron numerosas candidaturas y además consiguieron una amplia mayoría de los votos, ganando en consecuencia las elecciones.

Una vez conocida la opinión de los votantes comenzaron las primeras manifestaciones en las principales ciudades españolas a favor de la instauración de una república. Apenas dos días después de las elecciones varias ciudades unánimemente proclamaron la II República y se formó un Comité Republicano que tomó posesión del gobierno de España, estableciendo una forma de gobierno republicana. En este contexto, el malogrado Alfonso XIII decidió abandonar España.

El Gobierno Provisional:

Fueron republicanos liberales de izquierda y derecha, socialistas del PSOE y miembros de partidos regionalistas, los vencedores en las Elecciones de 1931 y los miembros del Comité Republicano, que se encargó de establecer un gobierno con carácter provisional hasta la formalización del cambio de régimen político con la cesión del poder a las Cortes Constituyentes. El presidente de la república y el jefe de gobierno fue Niceto Alcalá-Zamora.

De lo primero que tuvo que ocuparse el Gobierno Provisional fue de resolver un conjunto de problemas a través de diversos decretos ministeriales. Largo Caballero adoptó las primeras medidas de reforma agraria, con el objetivo de garantizar el trabajo y el salario a los campesinos, y de reforma laboral, para conseguir por ejemplo la jornada de ocho horas. Manuel Azaña inició una reforma militar, exigiendo a los militares el juramento de fidelidad a la República para conservar sus cargos. También se llevó a cabo una reforma educativa basada en la creación de numerosas plazas de maestros, en la construcción de escuelas y en la fundación del Patronato de Misiones Pedagógicas para extender la enseñanza entre adultos. Y se elaboró un Estatuto Provisional de Autonomía en Cataluña, aprobado por amplia mayoría.

Pero la variedad social y política de los ciudadanos españoles pronto se dejó sentir de forma negativa en el contexto de libertad de la IIª República. Así, en la sociedad existía una tensión preocupante entre anarquistas, que exigían al nuevo Gobierno cambios rápidos y socialistas, que dieron un margen de confianza a los miembros del Comité Republicano. Además, los cercanos a la derecha, se mostraron claramente disconformes con los primeros decretos ministeriales elaborados por el Gobierno Republicano. Y por otro lado, la Iglesia comenzó un enfrentamiento directo con el Gobierno. Fue debido a la política educativa laicista y al abandono de la financiación de la Iglesia, entre otras causas, y provocó la fundación de un nuevo partido de carácter católico, Acción Nacional, y numerosos disturbios, a los que el Gobierno Provisional respondió quemando conventos. Este hecho radicalizó posturas a favor y en contra de la Iglesia.

En este contexto se celebraron nuevas elecciones a Cortes Constituyentes, en Junio de 1931, en las que la derecha optó por no votar y los anarquistas hicieron campaña por la abstención, dejando una clara victoria a los republicanos y socialistas que constituyeron un parlamento pocos días después que se encargó de elaborar una nueva constitución.

Constitución de 1931:

La Constitución de 1931 fue elaborada y aprobada por las Cortes Constituyentes, formadas tras las Elecciones de Junio de 1931, en Diciembre de ese mismo año.

Constaba de 125 artículos en los que se establecía que la soberanía pertenecía al pueblo, que las Cortes eran unicamerales, con una cámara llamada Congreso de los Diputados y que los poderes estaban separados y así: el ejecutivo, residía en un presidente de la república que ostentaba la jefatura del estado, era elegido por seis años y tenía un poder limitado, y un jefe de gobierno, elegido por el anterior y que se apoyaba en un grupo de ministros; el legislativo, correspondía en exclusiva a las Cortes que se renovaban cada cuatro años y constituían la principal institución del sistema político; y el judicial, tenía carácter independiente y era defensor de todos los artículos de la Constitución de 1931.

Entre los derechos y libertades de los españoles estaban: el sufragio universal para mayores de 23 años hombres y mujeres de cualquier condición económica; el matrimonio civil, el divorcio y la equiparación de derechos entre hijos legítimos e ilegítimos; el derecho a la educación y al trabajo, concebidos como obligaciones sociales; y el derecho a poseer propiedad privada que quedaba supeditado al interés público, previéndose la posibilidad de expropiación.

El estado español estaba dividido administrativamente en provincias, que podían unirse para formar una región autónoma mediante un Estatuto de Autonomía aprobado por las Cortes.

Y en cuanto a la religión, la Constitución de 1931 ordenaba, a la Iglesia, la disolución de las congregaciones religiosas de obediencia a una autoridad distinta a la del Estado, la supresión de presupuestos para el clero, la prohibición de ejercer la enseñanza y la pérdida de la jurisdicción de los cementerios.

Su carácter, por tanto, fue claramente progresista y muy avanzado para su época, creando controversia entre los sectores más reaccionarios y conservadores: la Iglesia y la derecha.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto