Anuncio 1:

La Crisis del 98 y la Liquidación del Imperio Colonial

Entre 1874 y 1914 se produjo una circunstancia histórica de enorme trascendencia para el mundo actual, que fue el Imperialismo. Se denomina así al proceso de colonización y expansión por distintas motivaciones, que desarrollaron gran parte de los países de Europa Occidental y Central. Su rasgo más destacable fue la creación de inmensos imperios coloniales por todos los continentes del mundo.

Entre 1874 y 1914 se produjo una circunstancia histórica de enorme trascendencia para el mundo actual, que fue el Imperialismo. Se denomina así al proceso de colonización y expansión por distintas motivaciones, que desarrollaron gran parte de los países de Europa Occidental y Central. Su rasgo más destacable fue la creación de inmensos imperios coloniales por todos los continentes del mundo. Al mismo tiempo, parte de los territorios extrapeninsulares de España (Cuba, Puerto Rico y Filipinas, entre otros) comenzaron a emanciparse de ella, provocando el sonado Desastre del 98, que a continuación explicaremos.

Insurrección cubana:

En 1868 comenzó en Cuba la denominada Guerra Larga, que se puede considerar antecedente del proceso independentista posterior. Se trató de una revuelta de carácter colonial en contra de la metrópoli controladora, España, que escondía un conflicto interno entre criollos (hijos de españoles nacidos en Cuba) y españoles por distintas causas: El desarrollo económico experimentado durante la primera mitad del siglo XIX, gracias a la mano de obra esclava y al cultivo de la caña de azúcar, que estuvo estrechamente relacionado con la práctica comercial con Estados Unidos. Además de la existencia de un régimen político autoritario y militarizado que excluía a la burguesía criolla.

El conflicto se inició con el Manifiesto de Céspedes en 1868, un documento en el que se denunciaba la opresión económica y la necesidad de abolir el régimen esclavista, y finalizó con la firma de la Paz de Zanjón en 1878 durante los primeros años de reinado de Alfonso XII. La vaguedad de los términos de dicha paz produjo una tranquilidad momentánea.

El hecho de que muchos de los acuerdos tomados no fueran llevados a cabo provocó una nueva guerra en 1879, la denominada Guerra Chiquita, que rápidamente fue reprimida por el ejército español instalado en Cuba.

A partir de entonces y durante una década aproximadamente la política cubana caminó a la par de la española, surgiendo dos partidos que se alternaron en el gobierno: el Partido Conservador, que defendía la pervivencia de Cuba como colonia, y el Partido Autonomista Liberal, que planteaba el aumento del autogobierno. Además EE.UU. comenzó a interferir intensamente en los asuntos de las islas debido a las relaciones económicas existentes.

Todo esto trajo consigo un nuevo conflicto, la guerra para la emancipación definitiva de España. En 1892, José Martí fundó el Partido de la Revolución Cubana, inspirador y director del proceso revolucionario. En 1895, tuvo lugar el Grito de Baire, una revuelta apoyada por las clases populares y la burguesía criolla, que abrió el proceso de independencia. Poco después, los rebeldes proclamaron la independencia de Cuba y redactaron una primera constitución en una asamblea en Puerto Príncipe. Comenzaron entonces a intervenir soldados estadounidenses que tornaron el proceso favorable a Cuba, a pesar de la fuerza de los ejércitos españoles. En 1896, la revuelta se extendió a las islas Filipinas, provocando la dispersión de las tropas españolas que luchaban en Cuba y facilitando el conflicto a los rebeldes cubanos. Con el gobierno de Sagasta recién estrenado en 1897, la actitud desde España fue la del diálogo, provocando un segundo proceso: la Guerra con EE.UU.

Intervención de EE.UU. y “Desastre” de 1898:

La actitud del diálogo supuso la concesión de la autonomía a Cuba por parte de Sagasta en 1897, hecho aprovechado por EE.UU. y su presidente McKinley para proponer a España la compra de Cuba por 300 millones de dólares y lanzar un ultimátum para su ejecución. La negativa española condujo directamente al famoso episodio del Maine en 1898: fue la explosión de un acorazado estadounidense situado en el mar Caribe de la que se culpó a España. A partir de este momento se inició una intensa guerra con EE.UU., en la que se puso de manifiesto un evidente desequilibrio de fuerzas, que finalizó con la rendición pocos meses después de Santiago (Cuba), Puerto Rico y Manila (Filipinas).

El tratado con el que se sancionaron dichas independencias de España fue el de Paris de 1898 (Desastre del 98), que estableció la cesión de Puerto Rico, Filipinas y la isla de Guam (Marianas) a EE.UU, la independencia de Cuba bajo supervisión estadounidense y la venta de Palaos, las Marianas y las Carolinas a Alemania.

Consecuencias de la Intervención de EE.UU. y “Desastre” de 1898:

Desde un punto de vista político, las consecuencias más evidentes fueron que EE.UU. se erigiera como una gran potencia, ya que había conseguido controlar todo el mar Caribe. España, lógicamente, quedó relegada a una posición marginal en el plano internacional. Además, la situación vivida en Cuba aumentó las esperanzas nacionalistas en otros territorios de España como Cataluña y el País Vasco. A pesar de todo ello, el sistema de la Restauración sobrevivió al desastre y no planeó la puesta en práctica de cambios.

Desde uno económico, se invirtió mucho dinero en el proceso bélico que no fue correspondido con los resultados del Tratado de París. También se perdió el mercado colonial, y en consecuencia se estancó la industria catalana y los precios experimentaron una subida espectacular, pero la situación no llegó a ser alarmante por el aumento de las inversiones, que procedían de capitales repatriados desde Cuba.

Y desde uno social, hubo un gran número de bajas humanas (120.000 personas) y la sociedad se dividió en torno a dos corrientes de opinión, una de resignación y otra de no aceptación, que trajo consigo el surgimiento del Regeneracionismo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto