Google Adsense 1

Biografía de Salvador Dalí (1904 - 1989)

En 1941, a la edad de 37 años, Salvador Dalí terminó de escribir su autobiografía La Vida Secreta de Salvador Dalí. El libro se publicó el año siguiente, revelando una telaraña de acontecimientos basados en hechos verdaderos y acontecimientos ficticios de su vida.

Dalí ya era una celebridad internacional, una posición que disfrutó tanto por su arte como por su reputación excéntrica. Desde entonces innumerables biografías se han escrito sobre Dalí, desenredando el misterio que Dalí creó y descubriendo el hombre de la leyenda.

Infancia y Familia:

Salvador Dalí nació el 11 de Mayo del 1904, el segundo hijo de Salvador Dalí Cusí y Felipa Domènech Ferrés. Tristemente nunca conoció a su hermano mayor, quien llamado también Salvador Dalí, murió en su infancia escasamente nueve meses antes. En 1908 nació su única hermana, Ana María. La familia vivió en el pueblo Catalán de Figueras, España, pero pasaban los veranos en el pueblo costero de Cadaqués. El padre de Dalí era un notario, una posición de influencia política y social.
 
El padre de Dalí fue conocido por su mal genio y cuando Dalí era niño, éste le temía. Buscó refugio en el consuelo y en la bondad de su madre y de los sirvientes de la casa que lo consentían.


A la edad de cuatro años, el joven Dalí comenzó su educación formal en la Escuela Pública en Figueras. A Dalí no le gustaba la escuela y pasaba la mayoría de su tiempo soñando despierto en vez de estudiar. Descontento con el progreso de Dalí, su padre lo trasladó a una escuela privada en donde todas sus clases fueron enseñadas en francés. El francés sería el idioma que Dalí utilizaría profesionalmente aunque hablaba catalán en su hogar y también aprendía español. Dalí odiaba la sensación de ser confinado a la sala de clase y continuó teniendo aversión contra la escuela.

Durante el año escolar, soñaba recordando los veranos que junto a su familia pasaban en el pueblo costero de Cadaqués. Esos veranos lo hacían sentir libre y disfrutaba pintando y dibujando a su familia y la costa pintoresca. En Cadaqués, Dalí estudió con un amigo de la familia llamado Ramón Pichot, un artista principalmente impresionista pero que también experimentaba con otros estilos de la vanguardia (avant-garde) catalana.
 
Pichot vivió en Paris y era amigo de muchos artistas incluyendo Pablo Picasso. A través de su juventud Pichot fue el mentor de Dalí y fue él que persuadió al padre de Dalí para que le permitiera a su hijo inscribirse en la Academia de Arte de San Fernando en Madrid.



Años de Estudiante y la Vanguardia (Avant-Garde) catalana:

En 1922, Dalí es aceptado en la en la Academia. En Madrid, sentía una libertad de expresión personal y desarrolló relaciones cercanas con varios colegas incluyendo a Federico García Lorca y Luis Buñuel (dos artistas con los cuales colaboraría más adelante). Dalí experimentó con varios estilos de pintura de la vanguardia, principalmente Cubismo, Futurismo y Purismo, que aprendió a través de reproducciones en los diarios de arte.
 
Empezó mostrando su trabajo en galerías en Barcelona y Madrid y tuvo dos exposiciones individuales y otras con modernistas catalanes. Aunque tuvo éxito en el mundo del arte español, Dalí no se sentía estimulado por sus maestros de la academia. Su tendencia a desafiar la autoridad y embullar a sus colegas para hacer lo mismo, terminó en acciones disciplinarias y eventualmente fue despedido en 1926. Dalí vuelve a Figueras y se dedica a la pintura.
 
Continuó exhibiendo con la vanguardia catalana, pero sus trabajos eran imágenes muy transformadas de mutilaciones y de descomposiciones. Incluso la comunidad catalana se horrorizó con sus pinturas gráficas, y las galerías de Madrid y Barcelona comenzaron a excluir a Dalí de sus exposiciones.
 
 
Dalí y las Surrealistas:
 
En 1929, Dalí se asoció con su amigo Luis Buñuel para crear una película corta vanguardista titulada Un Chien andalou (Un Perro andaluz). La película consistió de una serie de escenas cortas de violencia inexplicable y cadáveres podridos. La inmensa aclamación entre la vanguardia europea los elevó a la fama internacional e hizo que Dalí viajara a París. Los Surrealistas reconocieron el talento de Dalí y Buñuel y los recibieron (took “a” out) en su círculo artístico.
 
Como miembro del movimiento Surrealista Dalí estaba rodeado de artistas que aceptaban su comportamiento estrafalario y celebraban las imágenes extrañas en su arte. Además de conocer a artistas como René Magritte y Hans Arp, Dalí también conoció a Gala, la esposa del escritor Surrealista Paul Eluard.
 
A pesar que ella le llevaba nueve años y ya estaba casada, Dalí y Gala llegaron a ser inseparables y en el otoño de 1929 se mudan juntos a París. Cinco años después se casan en una ceremonia civil. Gala, nacida en Rusia, bajo el nombre de Elena Dmitrievna Diakona, llegó a ser la musa y gerente de Dalí.
 
Gala apoyaba y hasta dirigía Dalí en la búsqueda de fama y fortuna. A pesar de que Dalí era miembro del movimiento Surrealista, su afiliación era más un resultado de intereses en común y no una verdadera unión con el grupo. Como los Surrealistas, Dalí encontró inspiración artística en los estudios psicoanalíticos de Sigmund Freud, pero Dalí prefirió ser apolítico y no se involucró en el movimiento comunista ni social.
 
Dalí leyó muchas de las publicaciones de Freud, las cuales fueron traducidas al español en la década de los 20. Se obsesionó con el psicoanálisis y la paranoia y buscó maneras de incluir estos conceptos a su arte. Esto se convirtió en su método ‘paranoico-crítico’ y el comienzo de sus objetos Surrealistas.
 
Durante la década de los 30 había tensión entre Dalí y los otros miembros del movimiento Surrealista, particularmente con el líder y fundador, André Breton. Su manera de promoverse a sí mismo y no estar dispuesto a cambiar sus actividades y actitudes por la agenda del Surrealismo creó problemas dentro del grupo.
 
Aunque Dalí continuó siendo parte de las exposiciones Surrealistas y atrajo mucha atención al movimiento, Bretón se volvió más crítico de su celebridad y comercialismo, dándole el apodo anagramático ‘Avida Dollars’. Para 1939 la ruptura fue absoluta y Dalí se separa de los Surrealistas. La salida de Dalí de los Surrealistas marcó el fin de su afiliación con grupos y movimientos artísticos. Por el resto de su vida fue independiente trabajando en su propio estilo y explorando sus avenidas introspectivas y paranoicas.
 
 
Dalí en América:
 
La década de los 40 produjo muchos cambios en la vida y arte de Dalí. La guerra civil que había destruido a España en los años 30 había terminado, pero una guerra nueva estaba en el horizonte. Cuando los Nazis se preparaban para invadir a Francia, Dalí y Gala huyeron voluntariamente a los Estados Unidos, como hicieran muchos otros artistas durante la Segunda Guerra Mundial.
 
Dalí ya era bien conocido por el público Americano y también era muy popular entre los coleccionistas Americanos. Durante ésta década, las obras de Dalí fueron exhibidas en galerías importantes de Nueva York y en exposiciones principales en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo de Arte de Filadelfia. También prestó su talento a otros medios, colaborando con Alfred Hitchcock y Walt Disney en proyectos de película y animación.
 
Las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki en 1945 marcaron el fin de la Segunda Guerra Mundial y el principio de un período nuevo de exploración artística para Dalí. Estaba fascinado con el poder del átomo y los avances de la ciencia moderna, especialmente la física, y buscó maneras de incorporar estos elementos en su arte. Al mismo tiempo, el estilo artístico de Dalí estaba más concentrado y deliberado en la influencia clásica del Renacimiento Italiano. Su clasicismo e intereses científicos estaban acompañados de la espiritualidad y la creciente dedicación a la iglesia Católica. Dalí empezó a pintar en un estilo que él describió como ‘Misticismo Nuclear,’ combinando iconografía mística y científica para expresar lo que él veía como una unidad entre los dos, una prueba de un poder divino.
 
 
Los Últimos Años de Dalí:
 
En los últimos años de su vida, Dalí pintó menos y menos. Seguía siendo una celebridad internacional y tuvo exposiciones en principales ciudades por todo el mundo incluyendo Tokio, Londres, Paris, Ferrara (Italia) y Moscú. Antes de su muerte el 23 de Enero del 1989, Dalí pudo asistir a la inauguración de dos museos dedicados a su arte, El Museo Salvador Dalí en Cleveland, Ohio (ahora en St. Petersburg, Florida) y su propio Teatro-Museo en Figueras, donde el artista está enterrado.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Anuncio 3:

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia.

Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto